The NEXT Mobile Economy El mundo en la palma de la mano de los colombianos

Pronto, casi todos, y todo, en la tierra estarán conectados. ¿Estás listo?

“En el futuro, los dispositivos móviles cambiarán la forma en que operan las empresas, cómo trabajan las personas, cómo sirven los gobiernos y los riesgos a los que nos enfrentamos”. Es la forma como Samsung nos antepone la realidad de un mercado que aún no comprende como fidelizar a un ciudadano que se define digital, pero a la hora del manejo de sus finanzas le cuesta dejar las anclas del pasado.

Según datos del portal Internet World Stats a marzo del 2021, el 65.6% de la población mundial tiene acceso a Internet, lo que representa alrededor de 5.169 millones de personas.

Para América Latina ese porcentaje se hace mayor con el 75.6% de su población con acceso a internet, y con ello el acceso a las tecnologías financieras y todas sus herramientas digitales para pago, ahorro e inversión, permitiendo realizar transacciones globales a una velocidad incomparable y a muy bajo costo, como una constante de la nueva economía, donde cada vez el dinero en efectivo va descendiendo cada día más escalones.

Según el Mobile Finance Apps Report 2021 de App Annie y Liftoff, líderes mundiales en aplicaciones móviles, las instalaciones de aplicaciones financieras avanzaron positivamente en 2020, aumentando un 15% en comparación con 2019. Los usuarios instalaron 4.600 millones de aplicaciones financieras en todo el mundo y pasaron 16.300 millones de horas en la aplicación, a un 45% más que el año anterior

Es así como el mundo avanza como un todo hacia un concepto más evolucionado, que ha sido llamado de varias formas, entre ellas la Mobile Economy, la economía de las plataformas o economía digital, que está pasando de concebirse como un mero sistema transaccional interconectado, a una nueva forma de desarrollar los negocios, y la vida de las personas.

Por su puesto Colombia no es la excepción, de hecho, presenta una de las mayores dinámicas de la Región, influenciada por las innovaciones permanentes en los servicios de pago, por la incorporación de nuevas herramientas en sus modelos de crédito, por la modernización de los sistemas de compensación y liquidación, y por los esfuerzos de los reguladores para redefinir la industria financiera para un futuro virtual.

Sin duda ha sido vital el vertiginoso crecimiento de la Industria Fintech y su transversalidad: Como lo explica Erick Rincón Presidente de Colombia Fintech: “las empresas de este sector cuentan con actividades económicas principales que se relacionan con 46 códigos CIIU, lo cual demuestra la transversalidad de la industria, la cual no puede verse como un nicho del sector financiero sino como una revolución tanto tecnológica como de innovación hacia el usuario, que ha generado una disrupción en la forma de prestar servicios financieros” y continúa: “Los ganadores de esta revolución son los usuarios quienes tienen la posibilidad de elegir entre un abanico de opciones para satisfacer sus necesidades financieras”

Federico Martínez, country manager de Mastercard en Colombia, lo define como el desafío de consolidar un ecosistema de pagos digitales incluyente "en el que todo el mundo pueda tener el sistema en su mano"

Y en este entono abierto, todos los actores están luchando por ganarse un espacio destacado… ¿Sí habrá espacio para todos?

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) define las infraestructuras del mercado financiero como sistemas multilaterales que incluyen los sistemas de pago (SP), las centrales depositarias de valores (CDV), las entidades de contrapartida central (ECC) y los sistemas de registro de operaciones, así como otras infraestructuras de compensación y liquidación existentes. Por otro lado, están los Instrumentos de pago como lo son: el efectivo, las tarjetas (débito, crédito y ahora las e-card y e-prepago), el cheque en vía de extinción y las transferencias electrónicas.

Es así como en este especializado ecosistema de la economía digital coexisten diferentes herramientas. De manera principal están los pagos digitales en la que confluyen pasarelas de pagos, billeteras digitales, redes de corresponsales digital, remesas y Sociedades Especializadas en Depósitos Electrónicos – SEDPES. Según el último mapa Fintech Colombia de Finnovating, más de 52 compañías operan en este segmento.

En un siguiente grupo se encuentran las herramientas para la educación, planeación y gestión de finanzas personales, negocios y empresas. Y otro grupo, el más grande, lo componen los originadores de crédito digital

Para Colombia Fintech es imperativo que esa coexistencia se de en un ecosistema de libre competencia, pero también de cooperación, permitiendo que se generan sinergias para sumar las capacidades de lo mejor de cada uno.

Más allá de una compleja infraestructura y de una definición técnica, el nuevo ecosistema que soporta la economía digital, encuentra su mayor desafío en convertirse en una cadena de valor con que logre de verdad, llegar a la base de la pirámide con productos y servicios, que eleven las condiciones de desarrollo de las poblaciones y su calidad de vida, ahora con mayor potencia frente a la crisis por la pandemia y la protesta social, con modelos financieros verdaderamente diferenciadores en sus tres dimensiones: ESCALA, RELEVANCIA y ALCANCE.

Como lo resalta Colombia Fintech en su INFORME SECTORIAL FINTANK 2020: “La innovación de la industria fintech supera el uso y apropiación de la tecnología, con foco orientado al usuario, el cual se evidencia con su capacidad y convicción de llegar a audiencias no tradicionales permitiéndoles darse de alta con productos financieros a los que normalmente no accedían”. Sin duda será un gran desafío para esta industria, mantener ese ritmo de transformación, y la capacidad de seguirnos sorprendiendo; pero, sobre todo, fidelizar a una población que por un lado, no alcanza a comprender las diferencias, alcances y beneficios de todo este universo de herramientas, y por el otro, en las que aún no confía a plenitud.

Para que no se pierda en todo este ecosistema, veamos quienes son los actores más destacados en Colombia de la Mobile Economy, para que le saque todo el provecho y lleve sus finanzas empresariales y personales al siguiente nivel:

1. Comencemos por las transferencias electrónicas:

Sin duda en este segmento ACH es la gran protagonista como una poderosa empresa de tecnología financiera con algunas de las herramientas más utilizadas por los colombianos: el “botón de pagos seguros en línea”, más conocido como PSE; y SOI “La red de seguridad social” que permite realizar la liquidación y el pago de los aportantes, a través de la planilla única (PILA) hacia las administradoras que conforman los subsistemas de seguridad social y parafiscal.

ACH hace parte de las administradoras de sistemas de pago de bajo valor, grupo en la que la acompañan Redeban, Credibanco, ATH, Tecnibanca, Assenda Red y Visionamos especializada en el sector Cooperativo.

También ACH opera la Solución Interoperable Transfija de pago inmediato por el celular. Tecnológicamente se fundamenta en el almacenamiento de información en la nube, con la utilización de mensajería de texto por teléfonos móviles y blockchain, para transferencias de persona a persona (P2P), que será escalable en un futuro cercano a transferencias de persona a negocios (P2B).

2. Los Neobancos:

Nequi de Bancolombia introduce al país esta innovación como entidad pionera de los bancos digitales en Colombia; seguido por Lulo bank del Grupo Gilinski, que nació como una firma independiente de GNB Sudameris y aún no ha comenzado a mostrar sus dientes teniendo en cuenta que hasta ahora recibió la certiifcación de operaciones por parte de la Super.  Comenzando el mes de agosto, Lulo Bank  espera comenzar con el ofrecimiento de un crédito de libre inversión, una cuenta de ahorros y una tarjeta con el respaldo de Mastercard. Los clientes podrán usar la red de cajeros Servibanca, con y sin tarjeta.

En 2020 se une Nubank el famoso Unicornio del Colombiano David Vélez con foco en tarjetas de crédito. En su  etapa piloto Nubank sobrepasó los 200.000 clientes al finalizar el 2020; y el más reciente: Iris de la Financiera Dann Regional, que llega para atender el segmento de empresas.  Por si fuera poco, Rappi y Davivienda ya presentaron ante la SFC la solictud para la creación tambien de su banco digital con una inversión inicial de US$50 millones. 

3. Las Sociedad Especializada en Depósitos y Pagos Electrónicos - Sedpes

Las Sedpes permiten pagar facturas, comprar en línea con tarjetas débito prepago recargables, hacer transferencias de dinero y remesas, recargar el celular, y además abrir cuentas de ahorro electrónicas, ya que están vigiladas por la Superfinanciera. Todo desde el celular. Sin embargo, no pueden otorgar créditos como si los Neobancos.

Cinco son las Sedpes con licencia para operar en Colombia: Movii de Movired, lidera de lejos el mercado; Powwi de Pagos GDE más conocido como operador de la Pila a través de la sociedad Jaime Torres y Compañía; Coink del exdirector de Planeación Nacional, Jaime Ruiz Llano; Tecnipagos de Credibanco bajo la marca Ding; Aval Soluciones Digitales del Grupo Aval, que opera con la marca Dale.

Sin embargo, la única que realmente ha despegado es Movii que concentra el 94% de los clientes, el 99% de las operaciones y alrededor del 79% de los recursos captados en las cuentas.

Las SEDPE reportaron a marzo de 2021, 97.310.220 operaciones; la mayoría (el 90%) operaciones no monetarias. Del total de operaciones, el 99% se efectuó por Movii.

Este vehículo de inclusión financiera encuentra en la información del actuar transaccional de sus usuarios, su principal valor estratégico.

4. Los servicios postales, más conocidos como Redes de Giros:

Si bien hasta ahora se habían movido en el mundo físico con más de 300 puntos de atención en el territorio nacional, han venido tomando fuerza en el mundo de los giros digitales; unos con lanzamiento de nuevos productos en paralelo como es el caso de Efecty y otros migrando a Sedpes.

Según el último informe del sector postal del MinTIC, las empresas que prestan estos servicios son: Efecty, con una participación en el mercado del 41%; seguido muy de cerca de Supergiros, con un 30%; en tercer lugar, SuRed (paga todo) con una cifra cercana al 27 % y, finalmente, encontramos a Movilred y 4-72 con el 1 %, respectivamente.

5. Crédito Digital:

En la categoría de “Lending” como dicen los “Yuppies” del mundo Fintech, el último mapa Fintech Colombia elaborado por Finnovating, da cuenta de más de 53 compañías Fintech de crédito digital, Por su parte, de las 322 empresas de base tecnológica que ofrecen servicios financieros, según el Reporte de Colombia Fintech, el 30 por ciento hace parte del segmento de crédito digital entre las que se destacan, Zinobe, Kredicity, Sempli, Finaktiva, Mesfix, (crowdfactoring), Rapicredit, Credy, ExcelCredit, Credissimo, y Finsocial entre otras.

Sin desconocer la disrupción de importantes "cuasi-Unicornios", no podemos negar que los últimos años hemos visto como día a día, surgen nuevas compañías que en general ofrecen más de lo mismo y comienza a colgársele el letrero "Fintech" a todo emprendimiento.

6. Las Billeteras Electrónicas

Permiten administrar el dinero de forma virtual desde el móvil y realizar pagos de forma simple en cualquier momento brindando a los usuarios comodidad, cercanía y facilidad con una oferta de servicios 100% segura y disponible 24/7. Sin embargo, el tema no es tan simple y es aquí donde hay la mayor confusión y desconocimiento de su alcance y beneficios. Por un lado, porque existen tres tipos de billeteras; además porque unas son abiertas y otras cerradas solo para pagar en los respectivos comercios que las emiten y por si fuera poco, no se constituyen en sí mismas en una categoría, sino que es un producto transversal a todo tipo de entidades ya que muchos de los bancos, algunas compañías de financiamiento y las Sedpes ofrecen Billeteras electrónicas, siendo además el producto estrella de los Neobancos y de las pasarelas de pago.

Las Billeteras electrónicas, permiten recargar el celular, pagar los servicios públicos pagar el Soat, y pagar en puntos físicos, solo con el celular y sin contacto. Algunas además permiten acceder a una amplia red para retirar su dinero en efectivo. Estos son los 3 tipos de billeteras: E-wallet, Billetera Digital y Billetera Móvil. Una manera fácil de distinguir las billeteras móviles de las simples billeteras digitales es que las móviles le permiten realizar un pago en el terminal de punto de venta de una tienda. El pago generalmente se extrae directamente de su tarjeta de crédito o débito en lugar de un saldo en efectivo mantenido en su billetera digital. Con una billetera móvil, ella puede pagar tocando un terminal de tarjeta de crédito con un teléfono inteligente o un dispositivo portátil como un reloj inteligente o un rastreador de actividad física. Luego, el dispositivo transmite la información de pago del teléfono al terminal a través de la tecnología de comunicación de campo cercano (NFC).

Actualmente, en el país se encuentran más de 11 billeteras electrónicas:

Davivienda líder en este mercado con sus dos billeteras, Davipay y la segunda, Rappi Pay en alianza con Rappi; Nequi el banco digital de Bancolombia; Tpaga especializada en pago de nóminas; las de las Sedpes Movii y Powwi; las de los bancos y compañías de financiamiento como TuyaPay, Billetera Colpatria, Bbva Wallet y Billetera Móvil Bancolombia; y las de TechFin empresas de tecnología que se han volcado al mundo del riesgo financiero como Evertec. Por si fueran pocas, siguen llegando multilatinas como la billetera digital blockchain de la Fintech Argentina “MONI”.

Efecty, líder del mercado de giros en Colombia, que tambien opera los giros virtuales con 500.000 usuarios conectados a su app, tambien se animó a competir en este mercado con su nueva billetera digital, primero en el segmento empresarial como vehículo para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan realizar sus pagos de nómina, comisiones y depósitos a proveedores y distribuidores. Recientemente Efecty tambien lanzó Payty su plataforma de pagos. 

7. Plataformas para invertir y manejo de Finanzas personales y empresariales:

En este grupo se encuentran las herramientas para la educación, planeación y gestión de finanzas personales como Tranqui; las hay también para negocios y empresas. PFM (Personal Finance Management) & wealthtech. Más de 13 plataformas y aplicaciones operan en este negocio en el país con plataformas informativas, calculadoras financieras, organizadoras de gastos, Roboadvisors y plataformas de negociación o inversiones. Las Plataformas especializadas para inversión, sin duda son más que Billeteras, como Ualet, la primera app regulada en Colombia que permite hacer inversiones diversificadas en fondos de inversión colectiva.

8. Empresas Empaquetadoras (WRAPPERS) y Pasarelas de pago

La contribución de las empresas no financieras al desarrollo de servicios de pago ha sido inmensa con el ofrecimiento de servicios que complementan o mejoran la experiencia de los usuarios, ya sean originadores o receptores de los pagos. Estos se conocen como empresas empaquetadoras (wrappers), las cuales mejoran la interfaz del usuario y la accesibilidad de los sistemas existentes (Ali et al. 2014). Entre estas empresas se encuentran Paypal, Venmo, Apple Pay, Google Pay, Transferwise y Stripe. Algunos de estos sistemas pertenecen a empresas de tecnología de gran tamaño, como son Amazon, Apple y Google (RSP, 2019).

En Colombia esta categoría abre paso a uno de los segmentos más conocidos del mercado, los agregadores de pagos, a las llamadas Plataformas o Pasarelas de Pago, en las que vemos desfilar a las criollas como e-PayCo y Payvalida; hasta las bancarias como OpenPay del Bbva; las multipotentes e internacionales Paypal y PayU; la multilatina Placetopay y Kushky; y las especializadas para jóvenes como Arma tu Vaca. También otras como Zona Pagos; 2 Checkout Pagos Inteligentes; PayZen; Stripe; Skrill y la gran líder del mercado latinoamericano, la argentina Mercadopago.

Por su parte, a este mercado han llegado nuevos jugadores como Payty de Efecty y Wompi, la gran apuesta del grupo Bancolombia para competir directamente en un mercado  que cada día se atomiza más en beneficio del consumidor.

Las pasarelas de pago operan dos modelos, el Modelo agregador, en el que la pasarela hace el recaudo del dinero y se realiza una transferencia en días acordados a las cuentas de quien los contrata o comercios y el Modelo gatewaye, en la que el dinero llega directamente a la cuenta del comercio. Algunas cuentan además con plugin oficiales para integrase con otras plataformas internacionales como WooCommerce u otros sistemas como Shopify Prestashop, Magento o Vtex. Además, cuentan con otras maravillas como la generación de códigos QR. Ofrecen además medios alternativos de pago como redes Baloto, GANA o Efecty; y medios propios de sus entidades como tarjetas de ahorros y crédito, PSE, Billeteras electrónicas, Tarjetas e-prepago y botones de pago de los bancos.

En esta categoría también operan activamente las TechFin, empresas tecnológicas que encuentran formas de mejorar la prestación de servicios financieros como parte de una oferta amplia de productos y servicios (Marous, 2018). Es común que estas empresas desarrollen nuevas formas de iniciar los pagos, pero utilizando instrumentos de pago tradicionales. Es el caso de Apple Pay, que utiliza tarjetas de crédito tradicionales o la Apple Card.

En Colombia una de las TechFin más conocida es la multilatina evertec que cuenta con la pasarela de pagos Placetopay, además de una billetera electrónica.

TODOS CONTRA EL EFECTIVO.

La cruda realidad es que, a pesar de toda esta sofisticación, el rey del mercado colombiano sigue siendo el efectivo. Según el reporte de sistema de pagos en Colombia del Banco República, el efectivo continúa siendo el instrumento más utilizado por la población en sus pagos habituales mensuales (el 88,1% en número de pagos y 87,4% en su valor). Sin embargo, su uso en valor ha caído. A su vez, el nivel de aceptación de los comerciantes por instrumentos de pago diferentes al efectivo está en el 14,1% para tarjeta débito, 13,4% para tarjeta crédito, 8,2% para transferencias y 1,8% para el cheque. La principal razón para el uso del efectivo es la ausencia de datafonos en el negocio.

Con grandes avances en diseño, usabilidad, experiencia de usuario, interoperabilidad y coerción en la cadena de valor, en este mercado se podría decir que la etapa de “ensayoerror” ya se superó.

Ahí está este gran abanico de productos y servicios, por demás suficiente, con la madurez tecnológica, costos competitivos, al alcance de muchos públicos y alternativas diversas para todos los segmentos, desde grandes corporaciones, pequeños negocios, nativos digitales, población campesina, pensionados y el común de una población que aún no se atreve a dar el paso con la convicción que lo demanda y justifica la madurez alcanzada por el mercado.

Sin duda serán exitosos solo aquellos actores que logren desarrollar conversaciones potentes con sus clientes, quienes solo crearán conexiones profundas con aquellos con los que resulten ser su traje a la medida, para lo cual será necesario avanzar en la integralidad del “JurneyMap”.

Por su parte, la creación de confianza y seguridad serán fundamentales, teniendo en cuenta que la percepción de inseguridad ha sido uno de los principales frenos para el desarrollo de la economía de las plataformas y no es para menos: según la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, los ciberdelitos presentados durante 2020 en Colombia llegaron a más de 45.000 casos, un aumento del 89% respecto al año anterior.

Para el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez: “la inclusión no es solamente abrirle a alguien una billetera virtual, eso no es suficiente. Eso debe completarse con educación financiera que ayude a que las personas le pierdan miedo y se sientan cómodas con las nuevas tecnologías”.

Por su parte la reducción de costos llegará por añadidura en un mercado en el que la competencia está como para alquilar balcón y la protesta social se ha manifestado como una de las consecuencias de una profunda crisis social y económica, que demanda servicios financieros inclusivos, al alcance de todos.

Sin embargo, el conocimiento del cliente, a partir de robustos modelos de Data Science; será el centro de desarrollo de esta industria que hasta ahora se ha quedo en la transaccionabilidad, pero que es consciente que debe migrar hacia la construcción de una nueva forma de generación de valor, como eslabón de oro entre el consumo, el comercio, la profundización financiera, y el desarrollo de un futuro próspero e incluyente para los negocios, y la vida de las personas.