INCREMENTANDO LA ENTREGA DE VALOR A PARTIR DE UNA MENTALIDAD ÁGIL

Compartir en: 

Para Paola Becerra las entidades deben orientar sus decisiones en tres frentes principales, en estos momentos de incertidumbre: 1) definir y hacer lo que es importante; 2) acelerar la entrega de valor al Cliente; y 3) mejorar la moral de los empleados. Para definir y hacer lo que es importante, hay que tener los listados con los temas pendientes, y priorizarlos para así enfocar a las personas y los recursos en los objetivos estratégicos, haciendo renuncias conscientes entendiendo el entorno actual y tomando decisiones en el corto plazo, el cambio es permanente y el largo plazo es incierto; Por otro lado hay que seguir acelerando la entrega de valor a los cliente, para responder a la necesidad de inmediatez que están esperando, apalancadas en la modelos de negocio digitales que disminuyan la fricción; y por último hay que mejorar la moral de los equipos, con líderes que ayuden a fortalecer la capacidad de resiliencia de las personas, para afrontar y sobreponerse a las diferentes circunstancias que presenta la vida y el entorno que actualmente es complejo”

¿Cómo ampliar las capacidades gerenciales para alcanzar un mayor impacto de su gestión en las diferentes etapas de su Ciclo de Negocios en momentos de una operación desbordante?

“Ampliar la capacidad gerencial se puede hacer sin el uso metodológico estricto, a eso le llamamos la mentalidad ágil, que consiste en tomar decisiones y acciones, basados en los principios y valores del manifiesto ágil, en los diferentes ámbitos de la gerencia, y que puede resultar más retador que los métodos propiamente dichos, consiste en hacer las cosas simples; algunas acciones que propongo a los lectores, son: haga planeaciones con su equipo para periodos de entre 1 a 3 semanas, y la duración de dicha planeación debería ser de entre 1 a 4 horas, evite las planeaciones exactas e interminables; promueva que las reuniones sean cortas, y concretas, que tengan una participación activa de todo el equipo; escúchelos y tenga en cuenta las ideas para llevarlas a cabo; manejen un listado compartido de temas y prioricen por importancia y haga estimaciones de cumplimiento de alto nivel que les permita ponerse en acción.

Por otro lado, cuando toma decisiones hágalo teniendo en cuenta el resultado que espera, enfóquese en darle valor al Cliente para que lo cautive y lo enamore, facilite la experimentación de alternativas mínimas viables para probar nuevos procesos, productos y servicios de tal forma que evite poner en riesgo todo el negocio. Cuando estén ejecutando, verifique que se esté progresando, sin hacer “microgerencia” y asegúrese de la calidad del avance del trabajo acordado.

Todo lo mencionado anteriormente es un cambio y tiene un costo asociado al proceso de aprendizaje, el cual se debe tener en cuenta en el tiempo para manejar expectativas realistas”.

¿Cómo obtener mejores respuestas en medio de la incertidumbre?

Considero que hay que seguir manejando la incertidumbre, ya que nadie tiene las respuestas correctas sobre el futuro. Como líderes vamos a seguir teniendo respuestas “provisionales” y eso es importante interiorizarlo en los equipos de las empresas; no existe un estado final obvio, hay múltiples variables que están impactando las decisiones y hay dudas en diferentes contextos por reconocer y abordar, para lo cual se requieren personas con una mente abierta al aprendizaje y a la acción para adoptar rápidamente el cambio”.