Estos son los temas que concentran la agenda de los equipos de Riesgo del sector financiero

Compartir en: 
Congreso de Riesgo Financiero Asobancaria Cartagena Nov 18 y 19 2021

El 18 y 19 de noviembre en el hotel Hyatt de Cartagena,  la Asociación Bancaria realizó su tradicional congreso de Riesgo Financiero , en el que en esta su 19 versión estuvo presidido por Hernando José Gómez Pesidente de la Asociación.

La agenda académica abordó diferetes discusiones  acerca de las últimas tendencias, mejores prácticas y los retos actuales y futuros en materia de administración de riesgos financieros, no solo a nivel local sino regional.

Según lo expresó Hernando José Gómez Pesidente de la Asociación, "sin duda, 2020 será recordado como uno de los años más difíciles para el mundo. Sin embargo, durante lo corrido de 2021 el escenario ha dado un giro favorable. En este sentido, esperamos que el crecimiento económico para el presente año se sitúe por encima del 8,2%, e incluso pueda ser de hasta dos dígitos, superando las estimaciones del Fondo Monetario Internacional para América Latina, que alcanzaban el 5,8%. Sin embargo, es necesario prestar especial atención a los impactos que el panorama macroeconómico y sociopolítico puede generar, por ejemplo, en lo relacionado con el posible aumento de la prima de riesgo país y la postergación de las decisiones de los inversionistas, como consecuencia del riesgo político derivado de las elecciones presidenciales de 2022", finalizó. .

COMPORTAMIENTO DE LA CARTERA CREDITICIA 

En lo relacionado con el comportamiento de la cartera crediticia,  la Asobancaria  hizo un llamada a destacar el trabajo que ha llevado a cabo la Asociación junto con sus entidades agremiadas, de realización  de acercamientos con los sectores más afectados por la pandemia, como lo son el de turismo, construcción, gastronómico, comercio, agropecuario y el cultural y creativo.

En este sentido, se destacó que se han desarrollado diversas propuestas que se han presentado tanto al Gobierno Nacional como a los demás 2 interlocutores involucrados, buscando impulsar e implementar medidas que permitan reactivar dichas actividades económicas y facilitar su financiamiento. Adicionalmente se recordó que  las entidades financieras han jugado un papel fundamental en la aplicación de medidas que acertadamente tomó el Gobierno Nacional buscando aliviar el flujo de caja de los deudores e incentivar el crédito.

Al respecto, se resaltaron las siguiente:

• El otorgamiento de prórrogas y periodos de gracia a los deudores, y la redefinición de las condiciones de algunos créditos de acuerdo con las instrucciones de la Superintendencia Financiera.

• El impulso al financiamiento del sector empresarial por medio de las líneas de redescuento de Bancóldex, Finagro y Findeter, así como las garantías del Fondo Nacional de Garantías.

• El rol fundamental que jugaron las entidades en la dispersión de los subsidios que otorgó el Gobierno Nacional.

Además, en el marco de la recuperación económica y la normalización de los alivios, se evidenció durante los 2 días que uno de los principales retos que enfrenta el sistema financiero está relacionado con la gestión del deterioro de la cartera.

Al respecto explica Hernando José Gómez: "En este frente, las medidas implementadas por el Gobierno, los alivios otorgados por el sector financiero y la buena cultura de pago de los colombianos han permitido que el indicador de calidad de cartera llegue solo 3 al 4,45% al corte de agosto de 2021, una cifra muy parecida al periodo de prepandemia. Ahora bien, con el propósito de apoyar aquellos segmentos que generalmente se consideran de mayor riesgo, como son las MiPymes, el sector rural y los jóvenes, las entidades financieras deben modificar el análisis de riesgo tradicional para incorporar datos alternativos en sus modelos de scoring, con el fin de coadyuvar a la inclusión financiera. De esta manera, la información asociada al uso de internet, de las redes sociales y de las pruebas psicométricas, entre otros, pueden convertirse en una opción complementaria a la data tradicional, para el análisis del perfil de riesgo de los deudores. Al respecto, es necesario resaltar que esta tarea hace parte del CONPES de Inclusión y Educación Económica y Financiera, donde se insta al DNP a generar recomendaciones que permitan mejorar los modelos de calificación crediticia actuales, teniendo en cuenta:

(i) registros administrativos del sector público e información sobre los beneficiarios de subsidios;

(ii) datos transaccionales de los servicios postales de pago y centrales de información empresarial como el Registro Único Empresarial y Social (RUES);

y (iii) datos de economía comportamental y pruebas psicométricas.

 

En materia regulatoria, se resaltó la relevancia que cobra la expedición de importantes disposiciones normativas para avanzar en la migración hacía estándares internacionales, con el fin de promover un sistema financiero sólido, estable y resiliente, mejorando las perspectivas del sector frente a los mercados financieros y los inversionistas internacionales, las entidades 4 multilaterales y las calificadoras de riesgos.

Sin duda los anterior, ha sido fruto del trabajo coordinado y la discusión entre el Regulador, el Supervisor y la industria.

 

DISPOSICIONES REGULATORIAS EMITIDAS SURANTE 2021

Durante uno de los paneles se abordaron algunas de las disposiciones regulatorias emitidas durante 2021, destacandose la expedición del Sistema Integral de Administración de Riesgos (SIAR), el cual integra la gestión de los riesgos de crédito, mercado, operacional, liquidez, contraparte, garantía, seguros y país; además, incorpora instrucciones sobre el gobierno de riesgos, la definición del Marco de Apetito de Riesgo, la agregación de datos y la presentación de informes.

Al respecto se hizo un llamado a los entidades para que eleven la comprensión sobre los retos que enfrentan en cuanto a:

(i) la alineación de las pruebas de escenarios definidas en la norma con el Esquema de Pruebas de Resistencia que se realizan anualmente; (ii) la operatividad relacionada con la agregación de datos; y (ii) la inclusión del riesgo país en el aprovisionamiento de las inversiones, dado que algunas ya lo tienen en cuenta en el cálculo del deterioro de los activos en sus modelos internos según las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

Explicó el Presidente de Asobancaria que actualmente la Asociación se encuentra recopilando las inquietudes que tienen las entidades financieras frente a la implementación de esta norma para, posteriormente, crear unas mesas de trabajo con la Superintendencia Financiera que nos permita aclararlas.

Por su parte, en  materia de riesgo de liquidez, se destacó  la reciente modificación al régimen de transición del Coeficiente de Financiamiento Estable Neto (CFEN), por medio de la Circular Externa 25 de 2021 de la Superintendencia Financiera, que busca limitar la excesiva dependencia de fuentes inestables de financiación de los activos estratégicos de las entidades  financieras: ".Si bien, en los próximos meses las entidades deberán terminar de ajustar su fondeo para poder cumplir con el mínimo regulatorio para el 31 de marzo de 2022, dicho ajuste permite que el ponderador aplicable a los depósitos de entidades financieras y fondos de inversión colectiva abiertos sin pacto de permanencia, se mantenga en 25% hasta el 31 de marzo de 2023 y a partir de esta fecha el factor pase a 0%. Por otro lado, respecto a la valoración de los instrumentos derivados, desde el gremio consideramos importante que el Supervisor analice la posibilidad de que se usen modelos internos en el cálculo de la Exposición Potencial Futura de los swaps de tasa interés y aquellos con amortizaciones, en la medida que el modelo regulatorio desconoce el perfil de riesgo de estos instrumentos provocando que se generen estimaciones erróneas de su exposición. Avanzar en este frente permitirá a las entidades seguir adoptando las mejores prácticas propuestas por Basilea, promoviendo así la inversión tecnológica y una mayor profundización técnica que a su vez repercutirá en una mejor cuantificación de los riesgos inherentes al sistema". .

Durante la jornada se resaltó de manera especial el trabajo que se ha venido adelantando con la URF en la discusión de diversas iniciativas normativas, teniendo en cuenta que por un lado, se encuentra el estudio que busca actualizar el marco normativo sobre los límites a las grandes exposiciones de los establecimientos de crédito. Al respecto, los principales retos que enfrentan las entidades financieras se relacionaron  con la definición de los Grupos Conectados de Contrapartes en cuanto al criterio de interdependencia económica, debido a la complejidad para realizar esta identificación.

También se destacaron  las discusiones llevadas a cabo con el Regulador y el Supervisor en torno a la adopción de un sistema de Banca Abierta, más conocido como Open Banking u Open Finance, el cual introduce un modelo donde la información financiera se comparte entre las distintas entidades del sistema siempre que el consumidor lo autorice.

Durante la jornada quedó en evidencia que dentro de los principales proyectos que concentran la agenda del sector, está el de la discusión del Proyecto de Decreto realizando un análisis profundo acerca de su impacto en la gestión del riesgo de fraude, entre otros.

Tambien se abordó el trabajo que se ha llevado a cabo desde el Gremio para diseñar propuestas que permitan una mayor alineación a los estándares internacionales en diversas temáticas. Por ejemplo, aparece la gestión de activos y pasivos, conocida como ALM, que busca maximizar el rendimiento del volumen de negocio bancario mientras asegura que su perfil de riesgo agregado esté alineado con el apetito de riesgo: "Si bien, los avances en cuanto a la gestión de este tipo de riesgos al interior de las entidades financieras han sido importantes, dentro de los retos que deberán afrontar en un futuro cercano se encuentra la consolidación de las áreas de ALM como unidades transversales a la organización. Para ello, en septiembre Asobancaria publicó su “Guía de Buenas Prácticas para la Gestión de Activos y Pasivos” como una herramienta que busca fortalecer las capacidades de las entidades en esta materia. Aunque dicho documento plantea una hoja de ruta, aún es necesario que la Superintendencia Financiera expida la regulación para la gestión del riesgo de tasa de interés del libro 7 bancario. Teniendo en cuenta que la implementación de este estándar hace parte de la agenda regulatoria del Supervisor, los efectos de su aplicación sobre la gestión del balance serán un desafío que las entidades financieras deberán afrontar en pro de fortalecer la solidez y estabilidad del sistema financiero colombiano".

Ahora bien, quedó claro que más allá de los retos en materia regulatoria, la función de gestión de riesgos de las entidades financieras enfrenta otro tipo de desafíos en el marco del actual entorno tecnológico y ambiental. Es por ello que el Chief Risk Officer debe estar a la vanguardia de las últimas tendencias en materia de gestión de riesgos, con el fin de alinearse a las dinámicas cambiantes de los mercados sin comprometer la estabilidad de su organización.

Riesgos ambientales, sociales y los derivados del cambio climático

En el marco de la rápida digitalización de la banca presentada durante los últimos años, especialmente desde que inició la pandemia, se resaltó la importancia de gestionar el riesgo cibernético y el fraude, así como la necesidad de fortalecer la gestión de la continuidad del negocio para garantizar la operatividad de las entidades en medio de situaciones complejas y atípicas. Así mismo, se hizo un llamado para que no se dejen de lado los desafíos que enfrentan las entidades al momento de implementar sistemas que permitan gestionar los riesgos ambientales, sociales y los derivados del cambio climático.

Es así como estos temas se resaltaron durante toda la jornada como factores claves que ocuparán la agenda de los próximos años.