¿Quién es el equipo directivo que recibe Hernando Chica Zuccardi en Banco Agrario?

Compartir en: 

Hernando Francisco Chica Zuccardi  ha sido nombrado presidente del Banco Agrario de Colombia, en el entrante Gobierno de Gustavo Petro. 

Chica Zuccardi es egresado de la Universidad Sergio Arboleda, del programa de Finanzas y Comercio Exterior y del Executive MBA,  Universidad en la que también colaboró como profesor de los módulos de Finanzas Corporativas y de Financiación de Proyectos.

Chica Zuccardi es oriundo de Sucre. Se desempeñó en el pasado como Presidente Fiduciario de la Previsora.  En 2016 asumió como CFO (Chief Financial Officer) de IGT (International Game Technology) para Colombia, una multinacional dedicada a la tecnología de los juegos de azar con presencia en más de 100 países y con sede en Nevada, Estados Unidos.   

También fue vicepresidente financiero de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB).

Ni banquero, ni con experiencia en el campo, ni en el agro, ni en las microfinanzas, sin embargo es interesante la experiencia de Chica Zuccardi en cargos directivos de primer nivel y tiene una visión clara de lo que significa el sector financiero, por lo que esperamos que esa curva de aprendizaje en este sector en particular sea breve y pueda apropiar con destreza de su equipo directivo de primer nivel,  las claves del negocio, para poder avanzar con agilidad, por que los retos del campo no dan espera, en momentos en que el negocio bancario se comienza a complicar con mayores riesgos que representan grandes desafíos y en un entorno por demás convulsionado por los anuncios de la Ministra de Agricultura sobre lo que será la Reforma Agraria, sin mencionar las complejas  dificultades que enfrentan los agricultores por el incremento en todos los  precio de su cadena de producción. 

Ojalá, Hernando Chica, tenga la capacidad de consolidar a la mayor rapidez y al más alto nivel técnico, su equipo directivo,  por que ninguna entidad y menos tan especializada y en un sector complejo de mayor riesgo, como lo es el Banco Agrario, aguanta todo el movimiento en su nivel directivo que ha tenido esta entidad, en los últimos tres años.  Sin duda los equipos requieren tiempo para apropiarse de la técnica, la táctica, la estrategia propia y particular de este sector y del campo, y del segmento microfinanciero, por demás complejo, y lo más importante, consolidar el  liderazgo en cada una de sus áreas y en cada uno de sus empleados a todo nivel,  que en últimas son los responsables de la ejecución. Son los que deberán producir la "magia", para que  todo lo que prometió Petro en campaña se cumpla, además en medio de una coyuntura única que generará la reforma agraria que ya anunció la Ministra de Agricultura. 

Lo anterior con el agravante que muchos en el Banco Agrario, como en otras entidades financieras del Estado, se sienten maniatados, para decidir y ejecutar, por que la responsabilidad pública es implacable a la hora de juzgar una decisión técnica tomada de buna fe, y bastante débil con las políticos avivatos que desfalcan a diario los recursos públicos, que se escudan en la firma ingenua de los primeros para salir inmunes a la hora de responder.   No en vana la preocupación de muchos, por los sonados casos de investigación que se adelantan contra varios ejecutivos del banco por casos como la venta de cartera castigada del Banco Agrario o el crédito desembolsado a Navelena, entre otros como el informe de la Contraloría General de la República sobre hallazgos fiscales en la gestión del Banco Agrario respecto a subsidios de Vivienda de Interés Social Rural (VISR). Investigaciones que si bien cuentan con pruebas que desde lo técnico aclaran cada caso de manera satisfactoria, desde la fiscalía, la procuraduría,  la prensa y la oposición, se convierten en verdaderos "polvorines" y dañan la imagen y el buen nombre de los que quedaron atrapados en el medio.   Esto hace que las entidades financieras del Estado, se les dificulte atraer talento del más alto nivel, que prefieren continuar enfrentando los desafíos del sector privado, en el que además les pagan mucho mejor.  

Revisando el equipo directivo de primer nivel que recibe el nuevo presidente Hernando Chica,  se observa que en su gran mayoría, apenas completan , uno, máximo dos años en sus cargos actuales. Sin duda muchos, o más bien la mayoría, ya cuentan con amplia experiencia y trayectoria, antes de llegar ahí, pero todo cargo requiere tiempo para liderar de verdad,  comenzar a dar resultados y a generar impacto. 

El equipo de directivos que hoy recibe Chica Zucardi,  será el encargado de consolidar su transición. Muchos de ellos con gran expectativa  y muchas ganas de continuar aportando y enfrentando retos con éxito, otros con decisiones ya tomadas para moverse a otras entidades, pero sin duda la mayoría con mucha incertidumbre.  Sí: incertidumbre. Es odioso decirlo, pero es la realidad, y más tratándose de un nivel C-Level, que trae años y años de experiencia,  tiene las más altas responsabilidades y está expuesto a riesgos que el resto de los equipos directivos de los bancos no tienen por desempeñarse en una entidad que maneja recursos públicos.  La llegada de un jefe que no es experto,  ni llega con las cifras en la cabeza, y cuenta con fuertes lazos en el sector público, siempre genera dudas. Por eso la tarea primordial de Hernando Chica es ganarse la confianza dentro y fuera del banco, y demostrar que sabe como llevar a banco al siguiente nivel.

Este es el equipo que recibe Chica Zucardi:  Andrés Zapata González - vicepresidente de Banca Agropecuaria;  Luis Enrique Llamas Foliaco - vicepresidente de Talento Humano desde el reciente mes de junio.   También son muy nuevos en sus cargos, Azael Roberto Romero Velásquez -       vicepresidente de Operaciones y  Javier Enrique Toro Cuervo - vicepresidente de Tecnología e Innovación, a quienes apenas en marzo de este año, les formalizaban sus nombramientos oficiales. A su vez, Adriana Marcela Gómez, quien en el pasado mes de junio, asumió oficialmente el cargo de vicepresidente de Banca Empresarial y Oficial.    Juan Camilo Mesa Escobar -  vicepresidente de Riesgos;  Rafael Fernando Orozco Vargas -   vicepresidente Estrategia y Finanzas;  Eduardo Arce Caicedo - vicepresidente Jurídico; Diana Mercedes Colorado Herrera - vicepresidente Administrativo;  Luis Fernando Perdomo Perea  -vicepresidente de Crédito; María Cristina Zamora Castillo   -secretaria general;  Juvenal Niño Landinez   -jefe de Oficina de Control Disciplinario Interno José Arturo Callejas Ramírez       -Gerente Regional Antioquia; Sandra de la Candelaria Sedan Murra     -Gerente Regional Bogotá; Lilia Ester Castillo Astralaga         - Gerente Regional Costa; Gloria Marcela Sánchez Gallego - Gerente Regional Cafetera; Luz Argenis Acosta Lancheros    -Gerente Regional Occidente; Hugo Fernando Calderón Fuquen -          Gerente Regional Oriental;  Mónica María Patiño Gómez      - Gerente Regional Santanderes; Diana Milena Cañas Marroquín -              Gerente Regional Sur

Por su parte, Liliana Mercedes Pallares Obando, Vicepresidente Ejecutiva, ya había renunciado el pasado mes de julio. También en Luis Alejandro Plazas Torres, Gerente Nacional de Vivienda dejaba su cargo el pasado mes de julio.

 

En materia de crédito el gran desafío está en el campo

Todos saben que los retos para el nuevo gobierno son inmensos. Pero en el campo lo son más. Según el análisis reciente elaborado por Asobancaria denominado ‘Medición de la inclusión financiera rural en Colombia’, es evidente el gran desafío que supone el campo en materia de profundización financiera. Como lo evidencia el informe, para el caso de las zonas rurales y rurales dispersas, el indicador de acceso (proporción de adultos con al menos un producto financiero) se ubica 69,1% y 56,2% respectivamente, con una brecha de más de 30 p.p. frente a las ciudades y aglomeraciones. Por su parte, el indicador de uso (proporción de adultos con algún movimiento en sus productos transaccionales en los últimos seis meses) se ubicó en 53,8% y 43,1% para las zonas rurales y rurales dispersas.

En momentos en que el nuevo Gobierno planea enfocar en mayor medida sus esfuerzos y un potente presupuesto de recursos, al campo, sin duda este sector será relevante y de grandes oportunidades solo si se tiene la capacidad de desarrollar una inteligencia de negocio especializada, que más allá del riesgo de crédito, originación y distribución, abarque toda la cadena de generación de valor del negocio para las poblaciones más deprimidas, pero con herramientas sostenibles,  que dejen a un lado el discurso populista y la dañina lucha de clases.

¿QUIÉNES ENTREGAN ?

Hernando Francisco Chica Zuccardi, llega así en reemplazo del entonces presidente del Banco en el Gobierno de Iván Duque,  Francisco Mejía,  quien presentó su renuncia el  pasado 11 de julio,  dada la proximidad de finalización del Gobierno Duque y la llegada de  Petro al poder.

En el entretanto, Andrés Bravo Liévano, desde agosto de 2022 se venía desempeñando  como Presidente encargado en el Banco Agrario de Colombia. Bravo es Administrador de Empresas, con Especialización en Finanzas Corporativas del CESA . Funcionario del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, con énfasis en gestión financiera y administración de recursos, planeación y ejecución presupuestal, gestión contable, modelación y planeación financiera, generación de reportes y gestión administrativa. 

Recordemos que el Banco Agrario hace parte del Grupo Bicentenario, la Holding del Gobierno que fue creado en 2,019 cuando el Congreso de la República de Colombia facultó al presidente para crear una entidad responsable de la gestión del servicio financiero público, con la visión de convertirla en el tercer grupo financiero más grande del país.    del Grupo Bicentenario hacen parte 14 entidades, con un valor patrimonial que asciende a $14,3 billones con corte a octubre de 2021, de los cuales, la nación tiene $12,2 billones. Incluye bancas de primer piso, bancas de segundo, aseguradoras, fiduciarias y fondos de garantías, lo que representa un gran potencial para la consolidación de un holding de servicios financieros equiparable a los conglomerados que existen en el país. 

Dentro de las entidades que agrupa  Bicentenario, se encuentra el FNG, el FNA, Fiduagraria, el Icetex,  La Previsora, Bancoldex, Findeter,  y la Financiera de Desarrollo Nacional.

En agosto ya el presidente Gustavo Petro,  había designado a José Roberto Acosta, para liderar el empalme con el Gobierno saliente, en esta entidad estratégica y transversal de Banca Pública, de la que se espera que muy pronto comience a manejar las entidades financieras del Estado, con el gran desafío de contribuir  a que más colombianos puedan realizar una administración efectiva de sus recursos financieros en todo el país, generando bienestar social,  a través de un portafolio de soluciones financieras modernas, seguras, eficientes y confiables.

Hoy José Roberto Acosta ha sido nombrado por el Ministro Ocampo como Director de Crédito Público y Tesoro Nacional  del Ministerio de Hacienda. 

Acosta Ramos, quien reemplazará en el cargo a César Arias, es economista de la Universidad Militar y abogado de la Universidad Nacional. Así mismo, cuenta con una especialización y maestría en Finanzas Corporativas del Colegio de Estudios Superiores de Administración – CESA. Ha trabajado desde 1993 en comisionistas de bolsa como Bermúdez y Valenzuela, del Grupo AVAL; Serfinco; Corredores Asociados; y Ad-Cap. También ha sido abogado litigante y catedrático de pregrado, maestría y MBA de la Universidad del Rosario, la Universidad Nacional y el CESA. Durante la última década ha sido columnista de El Espectador y miembro de juntas directivas de Titán Cemento y Enka de Colombia, sociedades inscritas en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC). Ocupaba, desde febrero de 2020, el cargo de Director Distrital de Crédito Público.

Es así como el  ministro de Hacienda y Crédito Público, sigue en la tarea de conformar su equipo de primer nivel, faltándole aun muchas entidades por nombrar, especialmente del Grupo Bicentenario a la que pertenece el Banco Agrario.  Resaltando que ha sido muy bien recibida la ratificación del SuperFinanciero,  Jorge Castaño, su mano derecha en el sector financiero.

Desde el pasado 10 de agosto, ya José Antonio Ocampo, había posesionado sus "dos manos derechas":  A Diego Alejandro Guevara como viceministro general y a Gonzalo Hernández como viceministro técnico, quienes estarán liderando junto al titular de esta cartera el equipo económico del gobierno del presidente Gustavo Petro.

Diego Alejandro Guevara, nuevo viceministro general, es doctor en Economía, magister en Ciencias Económicas e ingeniero de la Universidad Nacional de Colombia. Se ha destacado como profesor asociado e investigador en la Universidad Nacional de Colombia, la Fundación Escuela para el Desarrollo, Universidad de La Sabana, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad Católica. Ha sido consultor de la Agencia Francesa para el Desarrollo en temas de macroeconomía y cambio climático. También ha sido profesor visitante en la Universidad de Viadrina en Frankfurt (Oder), Alemania.

En tanto, Gonzalo Hernández, viceministro técnico, es PhD en Economía de la Universidad de Massachusetts, Amherst. Fue becario Fulbright, de Colfuturo, del Political Economy Research Institute y de la Universidad Javeriana. Es economista javeriano y bachiller del colegio público Externado Nacional Camilo Torres. Fue director del Departamento de Economía y de Investigación de la Universidad Javeriana. Dicta el curso de Macroeconomía Avanzada. Algunas de sus contribuciones académicas se encuentran publicadas en Cambridge Journal of Economics, Energy Policy, International Review of Applied Economics y Cepal Review.

También en septiembre 5,  ante el secretario General del Ministerio de Hacienda,  ya tomaba posesión,  Mauricio Andrés Toro Orjuela como presidente del ICETEX, cargo que demanda una mayor destreza en la creación de instrumentos de financiación justa, pero además sostenible,  para el acceso a la educación superior de calidad y pertinencia, como quiera que esta entidad exige desempeñar un rol determinante para el cumplimiento de las promesas que el presidente Petro le hizo en campaña a todos los los jóvenes del país, y que gracias a ellos fue elegido. 

El nuevo presidente del ICETEX es Politólogo de la Universidad Javeriana, especialista en Innovación y Desarrollo de Negocios de la Universidad Externado, y Magister en Administración de Empresas del ISEAD Business School.  Si bien tampoco Toro  ha tenido experiencia en el riesgo de crédito, ni de Riesgo Financiero, que en últimas es lo que en el fondo diferencia a esta entidad de cualquier otra del Ministerio de Educación,  esperamos que su experiencia en Innovación y emprendimiento, y su experiencia como político, ya que fue Representante a la Cámara en el Período Constitucional 2018 - 2022 por el Partido Verde, e integrante de la Comisión Séptima Constitucional, le hayan dado la visión y la destrezas suficientes para consolidar, construir sobre lo mucho de bueno que dejó  el equipo técnico que tenía el Gobierno de Iván Duque, y transformar, cambiar lo que no está funcionando bien, y crear nuevas herramientas con agilidad vertiginosa, por que las expectativas de los jóvenes son todas.  

EL BANCO AGRARIO  CLAVE EN LA POLTICA RURAL DEL GOBIERNO PETRO 

Hernando Chica recibe una entidad que a pesar de la coyuntura avanzó con paso firma, bajo la gestión del equipo del Gobierno Duque, así se evidenció del balance que entregó Francisco Mejía, quien en su momento subrayó que “le estamos dejando a Colombia un Banco Agrario moderno y robusto, con una rentabilidad social y financiera sin precedentes del capital público que los colombianos nos han confiado”.

 

El Banco Agrario de Colombia reportó una cifra récord por concepto de utilidades en 2021, las cuales alcanzaron $779 mil millones, y también un balance histórico en materia de inclusión financiera en el crédito de fomento, con 79 mil nuevos pequeños productores que se vincularon a la entidad con un producto de crédito a lo largo del año.

De acuerdo con el presidente del Banco, Francisco Mejía, “la cifra histórica de utilidades se debe a esa mayor competitividad que hemos logrado en los negocios en los que competimos en igualdad de condiciones con la banca privada, mientras que las cifras históricas de inclusión financiera en crédito de fomento y desembolsos a pequeños productores son el resultado de los cambios que hemos hecho en este gobierno de la equidad del presidente Iván Duque, para cumplir a cabalidad con nuestra misión de banco de desarrollo”.

Otros resultados sin precedentes dados a conocer por el directivo tienen que ver con los créditos otorgados durante el periodo, de manera particular al sector agropecuario, los cuales sumaron $4,7 billones, 9% más que el año inmediatamente anterior, siendo los pequeños productores los más beneficiados con $2,9 billones, que representaron un incremento de 26% frente a 2020 y a quienes se le colocaron los créditos a una tasa promedio del 7,7% efectivo anual.

En términos generales, los desembolsos totales del Banco durante al año que acaba de finalizar superaron los $7,4 billones, para una variación de 10% frente al registro de 2020; por su parte, al unir los desembolsos a pequeños y medianos productores se observa que la cifra se acercó a los $4 billones, que representan un aumento de 17,5% en comparación con el año anterior.

También es destacable que los gastos administrativos del Banco se ubicaron en $1 billón, representando un incremento de 3,8%, continuando de esta manera la política de austeridad inteligente, bajo la cual todos los años de este Gobierno el incremento en gastos ha sido inferior a la inflación, incluyendo el año 2019 cuando el Banco redujo su base de gastos en $65.000 millones.

El índice de cartera vencida (ICV) cerró en 6,32%, lo cual refleja mejores prácticas en la originación, en el análisis de riesgo y el monitoreo y cobranza en todas las etapas de la cartera de la entidad. De esta manera, se continúa con el mejoramiento progresivo de la calidad de la cartera, teniendo en cuenta que el ICV a diciembre de 2018 se ubicaba en 7,65%.

Otras cifras históricas corresponden a los recursos irrigados a jóvenes, los cuales crecieron 83% al ubicarse en $308 mil millones, gracias a que el Banco removió las barreras que impedían el acceso al crédito de este segmento de la población, en tanto que para mujeres rurales los desembolsos se ubicaron por encima de $1 billón, para una variación de 39%.

Es de señalar que con la vinculación de los 79 mil nuevos pequeños productores que adquirieron algún producto de crédito en 2021, el Banco cerró el año con 681.252 clientes en este segmento, cuya cartera creció 11% al superar los $6,8 billones.