EL SECTOR FINANCIERO COMPROMETIDO CON LA PROSPERIDAD SOSTENIBLE

“Desde finales de 2019, cuando Colombia alcanzaba una de las tasas más altas de crecimiento económico de la región y la confianza de los empresarios aumentaba gracias a los estímulos establecidos en la Ley de Crecimiento, muchas cosas han cambiado”. Sin duda, nadie más indicado que el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, para hablarnos en este espacio de los inmensos desafíos que el nuevo entono supone para las entidades financieras.

¿En su visión, cuáles son los mayores retos y desafíos para el sistema financiero frente al nuevo entono?

“Hacia adelante, tenemos el reto de reducir brechas en materia de inclusión, sobre todo entre las poblaciones rurales y urbanas y las Mipymes; debemos seguir trabajando en impulsar la demanda de créditos manteniendo los niveles de calidad de la cartera y es clave el reto de seguir profundizando la transformación digital de las entidades, sobre todo a la luz de las nuevas exigencias de los consumidores y de la llegada a Latinoamérica de las Big Tech como jugadoras del sistema financiero”

Respecto al mercado de Capitales ¿dónde están las oportunidades?

“Las finanzas verdes y la financiación de las pequeñas y medianas empresas son oportunidades para impulsar el mercado de capitales local. Sin duda hay grandes oportunidades en los instrumentos de financiación con componentes ambientales, sociales y sostenibles, con el fin de construir un mercado que promueva la transición energética, el emprendimiento empresarial y el bienestar social, grandes pilares en el programa del nuevo Gobierno.

En particular es muy importante el potencial de los bonos temáticos. A nivel mundial, solo las emisiones de bonos verdes presentaron crecimientos de 75% frente a 2020 y los bonos sostenibles presentaron aumentos anuales de 23%. Este mismo comportamiento se ve en el caso colombiano, pues desde la primera emisión de bonos verdes en 2017 ya contamos con 6 de este tipo, 9 bonos sociales, 1 bono naranja y 3 sostenibles, alcanzando un acumulado de emisiones de $5,8 billones de pesos”.

¿Y cuáles son sus principales retos?

“El mercado de capitales colombiano tiene que afrontar retos como el menor número de emisores frente a las principales economías de la región, un menor número de emisiones en los últimos años y la menor liquidez y profundidad del mercado, por lo que es una buena noticia el avance en el proceso de integración regional de las bolsas de valores de Colombia, Chile y Perú”.

INCREMENTAR EL IMPACTO EN LAS MIPYMES

En el marco del primer Foro de Inclusión Financiera Mipyme, el presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, presentó las siguientes seis propuestas para acercar más el sector financiero a este tipo de empresas, que aportan cerca del 43% del PIB nacional y más del 60% del empleo formal en América Latina.

1. Facilitar las condiciones de acceso al crédito al incluir a las personas jurídicas como sujetos del crédito de consumo de bajo monto y permitir el trámite simplificado de otros tipos de préstamos para ofrecerles mejores tasas y tiempos más oportunos.

2. Desarrollar un producto especial de garantías que respalde el acceso al primer crédito para MiPymes por parte del Fondo Nacional de Garantías, resaltando la importancia de continuar con la masificación y simplificación de las garantías ofrecidas por el Gobierno nacional.

3. Promover y capacitar en el uso de mecanismos alternativos de financiación como el leasing, además de hacer más fácil su uso.

4. Fortalecer la banca de desarrollo nacional con medidas como explorar modalidades de crédito asociativo lideradas por Bancóldex.

5. Implementar un esquema de arquitectura abierta en el que participen todos los sectores económicos y realizar un censo económico que permita contar con información clara de todo el tejido empresarial.

6. Potenciar el programa Fábricas de Productividad incluyendo dentro su portafolio de servicios iniciativas de educación financiera, económica y digital.

REFORMA TRIBUTARIA

Otro de los temas que se mantiene en el centro de la agenda del sector financiero es el seguimiento a la discusión de la reforma tributaria en el Congreso. Al respecto Asobancaria manifestó su claro entendimiento sobre la situación fiscal del país y reiteró su compromiso en la necesidad de responder a las demandas

sociales; muestra de ello fue su manifestación de aceptar el incremento de la sobretasa de renta para el sistema financiero que trae la ponencia. Sin embargo, expresó su preocupación sobre varios puntos de la reforma.

Respecto a la sobretasa diferenciada, insistió que mantenerla para un sector económico es antitécnica, resta competitividad afectando los esfuerzos que realizan los bancos en materia de inclusión financiera. Por ello reiteró la importancia de que esta sobretasa sea de carácter temporal (tal como lo trae la ponencia) y propuso que se desmonte gradualmente.

Llamó la atención sobre la dificultad operativa y el excesivo costo que podría representar la propuesta de control sobre operaciones y montos exentos del GMF que trae la reforma: “Si bien encontramos que el planteamiento es beneficioso para nuestros usuarios, existen alternativas de efectividad similar, menos costosas y con menos problemas en la administración de la información crediticia de los usuarios. Esta medida puede distraer los esfuerzos necesarios para fortalecer iniciativas que generan un impacto mayor como los sistemas de pago de bajo valor”.

Adicionalmente insistió en la inclusión de algunas medidas que se han propuesto desde la banca para conservar la competitividad del sector y su capacidad de irrigar crédito: “Para lograr una mayor profundización financiera se hace indispensable que el Gobierno fortalezca patrimonialmente el Fondo Nacional de Garantías y el Fondo Agropecuario de Garantías y así alcanzar las metas que se han propuesto de mayor cobertura del crédito rural y las mipymes en beneficio de la economía popular”.

Por otro lado, con el objetivo de combatir la evasión, generar un mayor recaudo tributario, promover la inclusión financiera y hacer más eficiente la labor de fiscalización de la DIAN, Asobancaria presentó propuestas que se esperan, sean tenidas en cuenta: “Algunas de esas propuestas son la reducción de la evasión mediante el control de las grandes operaciones en efectivo, la exención del 4×1000 por retiros en cuentas de ahorro y corrientes pertenecientes a microempresas inscritas en el régimen simple de tributación; la exención de retención en la fuente por pagos con tarjeta débito y crédito a MiPymes; y evitar doble tributación del 4×1000 en operaciones crédito y débito en pasarelas de pago”.

Asobancaria ha sido enfática en afirmar su deseo de trabajar de la mano del Gobierno: “Como se lo hemos dicho desde su llegada al Gobierno del presidente Gustavo Petro, la banca está abierta a trabajar junto a él y las distintas bancadas del Congreso para lograr un futuro compartido de prosperidad sostenible para todos los colombianos. Queremos ayudar a que las oportunidades económicas lleguen al grueso de la población, a potenciar a las empresas colombianas y a la lucha contra el cambio climático”, manifestó Hernando José Gómez.

Sin duda han sido muchos los hitos cumplidos que permiten contar con un sistema financiero más resiliente y confiable. Sin embargo, el caminar de la banca al siguiente nivel, sigue lleno de desafíos en momentos en que la sociedad exige un sistema financiero más inclusivo, de mayores niveles de servicio, donde el acceso al crédito no siga siendo una barrera para la mayoría

DESCARGA AQUI EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA PÁGINA 56 DE LA EDICIÓN IMPRESA