-Los Deudores Castigados toman vida ante los ojos de la Superfinanciera en su reciente circular 009 de 2022

Compartir en: 

Los Deudores Castigados  toman vida ante los ojos de la  Superfinanciera, quien ha modificado la política de Riesgo crediticio para que puedan ser por lo menos calificados por Riesgo, en caso que soliciten nuevos créditos, lo que representa una pequeña ventana que se abre par su reactivación. 

En concordancia con su tarea de desarrollar iniciativas que reconocen los efectos de largo plazo de la pandemia y la madurez en la gestión de riesgo de crédito de las entidades, la Superintendencia Financiera de Colombia, por fin ha puesto foco en un segmento hasta ahora marginado, estigmatizado y excluido de la oferta de nuevos créditos , incluso de medidas de reconversión y reestructuración: Los deudores con cartera castigada. Y no solo los ha puesto en su radar, como segmento que merece y necesita un empujón, sino que ha ido más allá, modificando  su marco de actuación en materia de gestión de riesgo de crédito.  

Es así, como el pasado 29 de abril expidió la Circular Externa 009 de 2022, mediante la cual efectúa modificaciones a la normativa en  materia de gestión de riesgo crediticio, con el fin de promover la reactivación crediticia de manera sostenible mediante el acceso al crédito de los deudores y diferentes sectores de la economía que tengan obligaciones castigadas. 

Y es que no es menor, la cartera que está comprometida en cabeza de deudores cuya obligación fue dada de baja del balance de las entidades crediticias, al estar 100% provisionada.  De hecho supera en  volúmen el total de cartera vencida, como quiera que al cierre de diciembre de 2021, el total de establecimientos de crédito, reportaron  37.7 billones de pesos de cartera castigada, mientras la cartera vencida en balance ascendió a los $22.2 billones de pesos, lo que significa una proporción de cartera castigada, sobre cartera vencida en balance del 169%. 

Lo anterior se refleja además en el indicador de cartera vencida de las entidades crediticias, que cerró en diciembre del 2022, en el 3,93%. Sin embargo, al sumarle la cartera castigada, este más que se dobla, al pasar al 9,93%. 

 

Sin duda la compra-venta de cartera castigada en Colombia es una industria millonaria, además de sofisticada, que por si  fuera poco refleja extraordinarios resultados de recuperación. 

VEAMOS LA CARTERA CASTIGADA QUE ESTÁBA  EN PODER DE LAS ENTIDADES CREDITICIAS  A   DIC.31 DE 2021

BANCOS 

Bancos con mayor saldo de cartera castigada (Top 10 )

Cifras en millones de pesos datos a diciembre 31 de 2022, fuente Superintendencia Financiera 

COMPAÑÍAS DE FINANCIAMIENTO

COOPERATIVAS VIGILADAS 

 

MODIFICACIONES PROFERIDAS Circular Externa 009 de 2022

Con Respecto al Capítulo II “Reglas relativas a la gestión del riesgo crediticio” de la Circular Básica Contable y Financiera (CBCF), y  en materia de otorgamiento de crédito a deudores con obligaciones castigadas, procedió a modificar los siguientes apartes: literal c del subnumeral 1.3.2.3.1; literal b. del subnumeral 1.3.3.1;  subnumerales 2.2, 2.2.3, 2.3.1.1 y numeral 4.

Dentro de estas modificaciones se resalta la siguiente " Cuando el deudor registre obligaciones castigadas con la entidad o en el sistema, de acuerdo con la información proveniente de las centrales de riesgo o de cualquier otra fuente. Cuando se trate de nuevos créditos otorgados a deudores con obligaciones castigadas y se efectúe el desembolso del valor del crédito aprobado, no serán considerados como incumplidos. En todo caso la calificación que se asigne deberá atender lo dispuesto en el subnumeral 2.2 del Capítulo II de la CBCF a saber: "La asignación y ajuste de la calificación de los deudores debe responder al análisis de riesgo en virtud de lo establecido en el literal c) del subnumeral 1.3.2.3.1., así como al análisis de variables complementarias, tales como: i) si el deudor ha tenido créditos reestructurados y las características de estas reestructuraciones, y ii)  si el deudor registra obligaciones castigadas y las características de estos castigos, tales como: i) el monto, ii) si la obligación fue recuperada total o parcialmente y iii) la antigüedad del castigo, entendida como el tiempo transcurrido entre la fecha del castigo y la evaluación".

En consecuencia, resalta la Circular:  "Como regla general dentro de todo SARC las entidades deben evaluar el riesgo de su cartera de créditos introduciendo modificaciones en las respectivas calificaciones cuando haya nuevos análisis o información que justifique dichos cambios, atendiendo las políticas establecidas por cada entidad, así como lo dispuesto en los numerales 1.3.2.3.1 y 1.3.2.3.2 del presente capítulo. Para el adecuado cumplimiento de esta obligación, las entidades deberán considerar el comportamiento crediticio del deudor en otras entidades, así como si al momento de la evaluación el deudor registra obligaciones reestructuradas o castigadas, de acuerdo con la información proveniente de las centrales de riesgo o de cualquier otra fuente".

Respecto a la  Suspensión de la causación de intereses de la cartera castigada, la circular determinó: "En aquellos casos en que como producto de acuerdos de reestructuración o cualquier otra modalidad de acuerdo, se contemple la capitalización de intereses que se encuentren registrados en cuentas de orden o de los saldos de cartera castigada incluidos capital, intereses y otros conceptos, se contabilizarán como abono diferido en el código 2908, y su amortización al estado de resultados se hará en forma proporcional a los valores efectivamente recaudados"

En la misma Circular dejó muy claro, que en todo caso: "los establecimientos de crédito de acuerdo con su apetito de riesgo deberán establecer políticas para el otorgamiento y calificación de los nuevos créditos a deudores con obligaciones castigadas. Adicionalmente, las entidades deben implementar procedimientos especiales para la gestión y seguimiento de estos deudores y remitir a la SFC la información sobre el análisis del comportamiento de tales deudores, de acuerdo con los requerimientos que establezca esta Superintendencia.

Además dejó una clara advertencia: "Constituye práctica insegura y en consecuencia no autorizada, reversar provisiones y/o mejorar la calificación de los deudores sin observar las metodologías derivadas del modelo aplicable o sin el cumplimiento y plena verificación de los criterios y requisitos mínimos establecidos en el presente capítulo, en particular lo señalado en el subnumeral 2.2, así como realizar reestructuraciones o aplicar las modificaciones establecidas en el numeral 1.3.2.3.2.1. de este Capítulo sin un análisis de viabilidad financiera del deudor". 

Por su parte, con respecto “Capítulo XXXI Sistema Integral de Administración de Riesgos (SIAR), la Súper procedió a  modificar los subnumerales 2.3.2.1.3., 2.3.2.2., y 2.5 de la parte II, literal a. del subnumeral 2.3.1 y el subnumeral 2.4. de la parte III del ” de la CBCF.