Perspectivas Crediticias LATAM 2021 de Fitch Ratings

Compartir en: 

Persisten las presiones de calificación soberana de América Latina hasta 2021

  • El PIB regional debería expandirse en 4.1% en 2021, después de contraerse en 7.3% en 2020. Sin embargo, la recuperación de la región está sujeta a riesgos considerables, dada la incertidumbre asociada con la evolución del coronavirus dentro de la región.  
  • La disponibilidad de vacunas efectivas respaldaría la contención del coronavirus y las reaperturas, y podría aumentar la confianza, aunque una distribución más amplia podría tomar tiempo y limitar el efecto completo hasta 2022.
  • Los desafíos para la consolidación fiscal y el financiamiento podrían aumentar en 2021. 
  • El entorno político podría empeorar ante el debilitamiento de los indicadores sociales.

 

Los desafíos de consolidación fiscal y el aumento de la carga de la deuda en medio de recuperaciones económicas desiguales pueden continuar ejerciendo presión a la baja sobre las calificaciones soberanas de América Latina en 2021 Dice Fitch Ratings. Casi la mitad de las calificaciones soberanas latinoamericanas de Fitch están en Perspectiva Negativa, luego de un número récord de rebajas en 2020.
 

En un completo informe, Fitch Ratings, nos presenta las perspectivas crediticias para este año 2021 que si bién apenas comienza, ya nos amenza con nuevos confinamientos. 

Vemos los principales hallazgos de los analistas de Fitch para Latinoamérica: 

Fitch pronostica que el PIB de la región se expandirá un 4,1% en 2021 después de contraerse un 7,3% este año, respaldado por las recuperaciones en curso en EE. UU. Y China, el estímulo monetario global y los precios de las materias primas moderadamente más altos. Pero la fuerza de las recuperaciones en América Latina variará y dependerá de la contención exitosa del coronavirus y la reapertura de las economías nacionales, así como del tamaño y la efectividad de los paquetes de apoyo promulgados este año. La posible disponibilidad de vacunas eficaces en la región apoyaría la contención y la reapertura, y podría aumentar la confianza, aunque la amplia distribución de vacunas podría llevar tiempo, limitando el efecto completo hasta 2022.

El aumento de la deuda, que estimamos habrá aumentado en un promedio del 15% del PIB este año, será un legado clave de la pandemia. El crecimiento del PIB y la retirada de las medidas de apoyo significa que prevemos una consolidación fiscal para la mayoría de los países. Pero las reglas fiscales están en su mayoría suspendidas y la consolidación enfrenta desafíos por las continuas presiones de gasto y el incierto apetito por reformas de las finanzas públicas.

Un mayor desempleo y una mayor desigualdad y pobreza derivadas de la pandemia podrían obstaculizar los ajustes de políticas al aumentar las tensiones sociales y políticas. Las próximas elecciones pueden cambiar nuestro enfoque hacia las prioridades de las próximas administraciones. Por ejemplo, es poco probable que se discuta de manera significativa las reformas que mejoran los ingresos en Chile, México y Perú antes de las elecciones del próximo año.

Resaltan los analistas de Fitch: "No vemos las presiones inflacionarias o las cuentas externas como riesgos importantes para la mayoría de los países latinoamericanos en 2021 (Argentina y Surinam son excepciones notables). Sin embargo, los déficits fiscales aún altos significan que podrían surgir restricciones de financiamiento en soberanos con calificaciones bajas. El financiamiento multilateral será importante para varios países y esperamos que aumente la participación del FMI en la región".

Con repecto al Panorama Mundial, para Fitch la pandemia de coronavirus aún domina las perspectivas económicas mundiales de cara al 2021, es asi como la segunda ola del virus provocó nuevos cierres nacionales en Europa y restricciones más estrictas en los EE. UU:   "Hemos revisado al alza nuestras previsiones anuales del PIB mundial para todos los años del horizonte de previsión de GEO. Ahora esperamos que el PIB mundial caiga un 3,7% en 2020 en comparación con una caída del 4,4% esperada en el GEO anterior. La revisión refleja una recuperación más fuerte de lo esperado en el 3T20. Además de ser generalizado, este rendimiento superior tuvo una escala suficiente para dejar el PIB anual en 2020 en un nivel más alto que en el GEO de septiembre a pesar de tener en cuenta las nuevas caídas del PIB en el 4T20 en Europa. No obstante, el descenso sigue siendo casi el doble que en 2009, cuando el PIB mundial cayó un 2,1%".

 

Fitch Ratings Perspectiva 2021: Bancos latinoamericanos

La perspectiva del sector para 2021 para los bancos latinoamericanos (LatAm) segun Fitch está empeorando. Fitch  espera que el entorno operativo general (OE) en la mayoría de los países de la región empeore en 2021 en relación con 2020. Esto refleja las expectativas de la agencia para La débil recuperación económica de la región de solo un 4,4% de crecimiento en 2021, luego de una fuerte contracción del 6,9%. Si bien las medidas de tolerancia regulatoria amortiguaron el impacto de la pandemia de coronavirus en las OE en 2020, la mayoría de estas medidas expirarán entre diciembre de 2020 y junio de 2021. Esto apuntalará un deterioro de la calidad de los activos y la rentabilidad, en particular, ya que la capacidad de reembolso de los prestatarios se verá debilitada por las altas tasas de desempleo sostenidas, el aumento de las quiebras y la eliminación gradual de varios programas de apoyo del gobierno. A nivel de país, solo Chile y Guatemala tienen perspectivas sectoriales estables. 

Perspectiva de la calificación: Negativa La perspectiva de la calificación de los bancos latinoamericanos sigue siendo negativa. Actualmente, el 76% de las calificaciones de incumplimiento de emisor a largo plazo (IDR) de los bancos de América Latina tienen perspectivas de calificación negativas o están en observación de calificación (cuatro bancos), el 14% tiene perspectivas de calificación estable, ninguno tiene perspectivas de calificación positivas y el 7% no tiene perspectivas de calificación ya que son calificaciones de grado altamente especulativo.

 

Cambio de paradigma en la distribución de calificaciones de las empresas latinoamericanas

Para Fitch Ratings la  perspectiva para los sectores corporativos no financieros en América Latina presenta una tendencia de mejora, con pronósticos de ingresos agregados para emisores transfronterizos en 2021 lo que indica una mejora del 10,4% en comparación con 2020. Fitch proyecta una destrucción de ingresos de más de USD204 mil millones en 2020 como resultado de la pandemia de coronavirus, con una recuperación prevista de alrededor de USD80 mil millones en 2021.
"Las empresas latinoamericanas han experimentado un cambio de paradigma en la distribución de sus calificaciones con un número récord de rebajas relacionadas con la erosión del perfil crediticio debido a la pandemia de coronavirus y una fuerte actividad relacionada con las calificaciones soberanas durante 2020", dijo Jay Djemal, director senior. "De cara al 2021, el potencial de más ángeles caídos en la región sigue siendo alto, con quince emisores transfronterizos calificados como 'BBB-' con perspectivas negativas o relojes, después de los seis ángeles caídos vistos durante 2020".

La Perspectiva de Calificación es Negativa para 2021, con Perspectivas Negativas y Relojes que comprenden el 33% de la cartera corporativa de América Latina al 31 de octubre de 2020, en comparación con solo el 12% del año anterior. Otro 15% no tiene Outlook porque tiene una calificación de 'CCC +' o inferior. Excluyendo a los emisores cuyas Perspectivas están directamente relacionadas con la Perspectiva Soberana, solo el 13% de los emisores calificados tienen una Perspectiva Negativa.

Las aerolíneas y las empresas argentinas representan aproximadamente la mitad de las empresas calificadas con 'CCC +' o menos. La distribución de Calificación de Incumplimiento de Emisor (IDR) transfronterizo de América Latina también se ha sesgado a la categoría 'BB' luego de un aumento en Fallen Angels durante el último año.
 

MÉXICO

Fitch Actualiza Metodología y Anexo para Emisiones de Deuda Respaldadas por Créditos al Consumo en México

El pasado 23 de diciembre, Fitch Ratings infomó los detalles de la actualización que hizo a la  "Metodología de Calificación para Emisiones de Deuda Respaldadas por Créditos al Consumo" aplicable para México, la cual describe la metodología de la agencia para analizar el riesgo de crédito en valores respaldados por activos (ABS; asset-backed securities) respaldados por créditos a consumidores. Fitch continúa manteniendo separadas las metodología para analizar los ABS respaldados por cuentas por cobrar de tarjetas de crédito y por créditos y arrendamientos de automóviles en los EE. UU.

Fitch también anunció que actualizó la "Metodología de Calificación para Emisiones de Deuda Respaldadas por Créditos al Consumo: Apéndice de Valor Residual", la cual describe el enfoque de la calificadora sobre el riesgo del valor residual (RV; residual value) en las transacciones ABS de crédito y arrendamiento: "Se realizaron algunos ajustes editoriales en la nueva metodología, además de dar mayor claridad en ciertas áreas, pero no representa cambios en las variables establecidas en las calificaciones".

Según lo  aclaró, Fitch no espera cambios en las calificaciones de las transacciones vigentes con esta actualización. Las versiones previas de ambas metodologías han sido retiradas.