EL NUEVO PANORAMA DEL CONSUMIDOR COLOMBIANO y su Gestión Financiera

Compartir en: 

Las 20 características fundamentales de esta Pandemia que nos deben guiar en el entendimiento y las acciones del largo plazo

1. Todos nos vamos a contagiar. Si bien esta es una verdad incómoda, que nadie quiere escuchar, es vital que entendamos que el virus es una constante; no es una variable; por más que nos pongan vacunas, el virus no va a desaparecer. En esa misma línea, la caída del gasto y el golpe económico que estamos viviendo no fue por el virus, fue por las cuarentenas y el aislamiento. El aislamiento va a desaparecer, por lo tanto es una variable; por el contrario el virus va a permanecer, por lo que es una constante que hay que tener en cuenta para estar preparados frente a nuevos brotes.

2. La recuperación de este freno económico se va a demorar por lo menos dos años en gestarse y claramente las cosas no van a cambiar de una manera tan profunda como uno quisiera; por el contrario hay factores, como la pobreza y la informalidad, que van a empeorar.

3. Estamos ante una nueva definición de pobreza: la desconexión tecnológica. Si bien estamos en un momento de movilización soportada en los dispositivos inteligentes como los que están definiendo nuestras interacciones y nos permiten conectarnos a nivel global, para acceder a conocimiento, entretenimiento, educación y consumir en el mundo entero, solo el 42% de la gente está conectada, realidad que nos antepone un reto descomunal frente al nacimiento de una nueva definición de pobreza y de injusticia. Al estar desconectada del ciclo financiero, del ciclo bancario y del Estado, hay una población que está quedando por fuera de la ejecución de parte de sus derechos y deberes como ciudadano.

4. Realidades que nos antepone la pandemia:

- No todos los hogares tienen internet (+-65%), y no todos tienen computador (+-45%).

- Los negocios y empresas no tienen capacidad de operar más allá de dos meses sin tener ingresos. Esto se debe tener en cuenta al momento de prepararnos para próximos fenómenos.

-  Los sistemas de educación no están preparados ni capacitados para la virtualidad.

-  Más del 50% de nuestra mano de obra es informal y solo del 10% al 15% de los colombianos pueden trabajar y estudiar desde la casa, por lo que es vital que las personas puedan salir a la calle. Nuevos cierres serían desastrosos para la ya débil economía.

5. A pesar de este difícil panorama, las cifras son esperanzadoras, teniendo en cuenta que tanto la industria, como los servicios se están recuperando, una vez superado el que parece haber sido el fondo. Frente a los resultados del Producto Interno Bruto para el tercer trimestre de 2020 según el DANE, es de resaltar que la recuperación, con respecto al segundo trimestre, ha sido notable: pasamos de un crecimiento de -15.8% a -9.0%.

Por su parte, el gasto de los hogares continúa con una buena dinámica, creciente en términos reales al 1,44% frente al año pasado (3,21% en pesos). 8 de los grupos principales de gasto de los hogares ya están creciendo en términos reales con respecto a octubre de 2019. El gasto de los hogares en octubre de 2020, fue de $61,5 billones de pesos, con un crecimiento de 3,18% frente al mes anterior en pesos y 3,25% en términos reales.

6. El gran hallazgo es que la estructura de gastos de los hogares está teniendo un efecto elástico. La estructura de gasto de octubre de 2020, ya es muy parecida a la de 2019, lo que muestra que “la nueva normalidad”, es muy parecida a la anterior, como se vio desde septiembre; pese a que los hogares tienen una estructura de ingreso menor porque evidentemente hay una afectación grande, han logrado equilibrar de la mejor manera su bolsillo ante la situación que estamos viviendo. El gasto de los hogares tuvo un comportamiento con cambios importantes, pero temporales y no necesariamente con cambios fundamentales, pero sí de gran afectación para algunos sectores.

7. Los hogares colombianos gastan más en el segundo semestre que en el primero; en el primer semestre gastamos más en impuestos que en el segundo. El primer bloque de aislamiento se da en el momento en que los hogares están haciendo un menor gasto; ya el segundo bloque de aislamiento evidentemente tuvo un impacto más grande en el comportamiento del gasto.

8. Para el análisis comparativo hay que tener en cuenta que en 2019 tuvimos un gran gasto en navidad y será difícil crecer sobre eso. Es claro que ya no se dio un nuevo aislamiento en los meses de noviembre y diciembre, por lo que se evitó un impacto mucho más alto en industria y comercio, por la temporada de navidad.

9. Lo que no se ha dicho, es que el gasto público, ni se ha caído, ni se ha frenado, y por el contrario crece. El crecimiento del gasto público en el primer trimestre fue de 2%, con una dinámica de crecimiento en 12 meses de 2,9%, siendo el sector que más crece por el lado de la demanda, reduciendo el impacto de la caída de la economía; llegando a ser el 17,2% del PIB. Tradicionalmente, en promedio, 8 de cada 100 pesos que tradicionalmente gasta un hogar en Colombia, están representados en gasto que hace el gobierno. Por la pandemia, este porcentaje se ha colocado cerca del 22%, lo que demuestra el gran esfuerzo que está haciendo el sector público en el momento más difícil de la economía colombiana.

10. Es de destacar el importante flujo de liquidez que inyectó el Gobierno a la economía y al sistema financiero, el que ha podido puedo mantener el flujo de crédito a hogares y empresas y especialmente permitió quitarle presión al gasto de los hogares por los períodos de gracias otorgados a los créditos. En la medida en que los hogares comiencen a reactivar el pago de sus créditos se verá impactado el gasto. Respecto al servicio de la deuda, este participa cada vez menos dentro del bolsillo de los hogares, lo que refleja una disponibilidad más alta de recursos en los hogares para el pago de sus deudas.

11. Ha sido fundamental la inyección de recursos a la base la pirámide, lo que ha permitido mantener el gasto de este grupo en bienes de supervivencia y las medidas en torno a la protección al empleo, con la consecuente impacto en la calidad de cartera. Por su parte, la clase media se constituye en la población más vulnerable en el próximo año.

12. La capacidad de compra del salario ha crecido. Cuando se tiene aumentos de salario entre el 4% y el 6% en el mercado colombiano, la capacidad de compra real del salario mínimo sigue creciendo de manera constante desde el 2017 y el disponible de algunos hogares es importante. Si las tarjetas de crédito son el 10% del gasto de los hogares y el disponible de los hogares, después de pagar el servicio de la deuda y después de pagar las compras frecuentes, es cercano al 18%, nos deja un disponible cercano efectivo al 29% al 30% del ingreso de un hogar por las compras en tarjeta de crédito.

13. Cerca un 60% de los hogares tiene capacidad de compra. De este grupo de hogares, entre un 30% y 40% son los que están moviendo el mercado, personas de ingresos altos, medio-altos y las personas de ingresos medios. Esta capacidad se irá viendo disminuida en la medida en que son estos mismos hogares los que están comenzado a reactivar el pago de sus créditos.