De qué tamaño esta siendo la afectación en Calidad de Cartera y en que % se podrá corregir en 2021?

Compartir en: 

$31 billones (cerca de 2.9% del PIB) es el ingreso laboral que los hogares dejaron de percibir entre marzo y diciembre de 2020. ¿De qué tamaño es el hueco que está dejando esta situación en la Calidad de la Cartera? ... ¿ qué tanto será coyuntural? que tanto será estructural?  

Según los datos del DANE, la Tasa de Desempleo en Colombia (TD) al cierre del mes de diciembre de 2020, se ubicó en 13.4% superando el valor registrado en diciembre del 2019 en 3.9pp, con un promedio para el año 2020 16.1%. Por su parte, la Tasa de Ocupación para el mes de referencia fue de 53.4%, similar al valor observado un mes atrás y 4.1pp inferior a lo registrado en diciembre de 2019.  Así las cosas, la población ocupada disminuyó en más de 1.3 millones de personas frente a lo observado el año previo: Para ANIF, continúa la pérdida de ingresos laborales que, aunque ha disminuido con respecto a los meses más duros del confinamiento obligatorio, se mantiene en niveles preocupantes.

En su comentario económico del pasado 5 de febrero, ANIF efectúa una seríe de reflexiones sobre los datos del mercado laboral, que resultan de gran valor a la hora de efectuar proyecciones de deterioro de cartera  por ciudades, y segmentos; provisiones  y su porcentaje de corrección en 2021, teniendo en cuenta la relación simbiótica tan profunda entre estas dos variables: calidad de cartera y tasa de desempleo. 

Según los cálculos de ANIF para el mes de diciembre, la pérdida de ingresos laborales de los hogares sumó aproximadamente $1.44 billones, si bién ligeramente inferior al valor registrado el mes inmediatamente anterior ($1.67), así como al presentado al inicio de la emergencia sanitaria en marzo ($1.58), la preocupación de los establecimientos de crédito es alta teniendo en cuenta que no solo los hogares siguen perdiendo capacidad de compra y de pago de sus obligaciones financieras, sino que además el golpe de enero 2021 va a ser "duro" por los cierres tan estrictos de movilidad que se vivieron en todo el territorio nacional , que practicamente paralizaron la economía en el inicio de año.

Recordemos que este menor ingreso de los hogares causa un factor amplificador en la calidad de la cartera teniendo en cuenta que para la medición del indicador de cartera vencida, no solo se toma en cuenta  el valor de la cuota dejada de pagar que supera los 30 días de mora, sino todo el saldo total a capital del crédito. 

Por otra parte, muchas de las obligaciones que ya habían sido reestructuradas o redefinidas a cierre de año con una perspectiva positiva de recuperación económica, dada la importante reactivación productiva que se percibió en diciembre, quedaron de nuevo expuestas en riesgo de incumplimiento por la interrupción de ingresos que se presentó en el mes de enero para muchos colombianos.

La mayor preocupación recae sobre las cinco ciudades más importantes del país, las que como resalta ANIF, "representan conjuntamente el 45% del total en la caída de ocupados a nivel nacional, contribuyen con un valor de 61% en la pérdida de ingresos laborales totales en el mes de diciembre. Eso refleja, una vez más, lo nefasto que resulta la pérdida de empleo en los principales centros urbanos para el crecimiento económico del país, pues la contribución de la pérdida de ingresos es más que proporcional a la disminución de la población ocupada". 

Llama la atención ANIF sobre Bogotá: "Bogotá presentó diferencias más pronunciadas que el resto en cuanto a niveles de ocupación (18%) vs. caída de ocupados (21%) y niveles de ingreso laboral (27%) vs. pérdida de ingresos (32%).

Por su parte, según lo concluye ANIF,  la mayor recuperación de la ocupación se ha concentrado principalmente en empleo informal y el empleo formal ha sido el más golpeado por la crisis que enfrenta el mercado de trabajo, lo cual afecta en mayor medida el indicador de calidad de cartera teniendo en cuenta que el segmento primario y natural del mercado crediticio lo constituyen los empleados formales.  

Resalta además ANIF en su informe el hecho de que si bién la pandemia afectó en mayor medida a los trabajadores por cuenta propia que a los empleados particulares, no obstante, "la caída en la ocupación de los trabajadores por cuenta propia siempre fue menor que para los asalariados. Así mismo, en los trimestres de recuperación se continúa perdiendo empleo formal en cifras cercanas al millón de personas, mientras que el informal ha venido recuperando terreno frente al respectivo trimestre del año 2019".

Explica ANIF: "el empleo de cuenta propias es un indicador de la evolución del empleo informal, dado que la mayoría de este tipo de empleo es de mala calidad y bajos ingresos. En contraste, con el de los trabajadores particulares que en un buen porcentaje es empleo formal"; recordando además que estos dos grupos ocupacionales, representan alrededor del 46% y el 37% de todo el empleo. 

 

Se acentúa la brecha de género 

Llama la atención ANIF sobre una mayor afectación del empleo femenino: "del empleo particular (asalariado) que se perdió en el mes de diciembre, el 58% (404 mil) corresponde a empleo femenino. Esto muestra las dificultades y la mayor carga que las mujeres están enfrentando durante la crisis. Además, algo que preocupa particularmente con respecto a ellas, es que el empleo doméstico da cuenta de alrededor del 21% de la disminución en la población femenina ocupada (167 mil), con lo cual muchos hogares vulnerables han visto disminuido sus ingresos".

Según lo evidencias las cifras, el diferencial entre las tasas de desempleo entre mujeres y hombres se ha aumentado en el último año. Mientras que en diciembre de 2019 las mujeres mostraban una TD superior en 6.1pp que la de los hombres (13.1% vs. 6.9%), para el mismo mes de 2020 la diferencia asciende a 7.8pp (17.9% mujeres vs 10.1% hombres), lo cual indica que la brecha de género aumentó un 27.9% entre diciembre 2019 y diciembre 2020. Esa diferencia corresponde a que la pérdida de empleos durante la pandemia ha recaído más que proporcionalmente sobre las mujeres.  Para el mes de diciembre, resalta ANIF: "por cada 2 hombres que salían del mercado laboral, aproximadamente 3 mujeres lo hacían".

Al respecto profundiza el informe: "Así mismo, se encuentra que casi 1.1 millón de mujeres, de 1.8 millones de personas que ingresaron a la inactividad, tuvieron que salir del mercado laboral para dedicarse a oficios del hogar. Esas cifras muestran que, dada la feminización de ciertas labores, las mujeres tienen una clara desventaja frente a los hombres en medio de la pandemia, pues al implementarse medidas como el cierre de los colegios, por ejemplo, las mujeres son las que se ven obligadas a dejar de trabajar para dedicarse al cuidado de los hijos, no los hombres".

 

Como lo resume ANIF "el ingreso laboral que los hogares han dejado de percibir entre marzo y diciembre de 2020 asciende a $31 billones, es decir cerca de 2.9% del PIB.

Ante este "hueco" tan grande, muchos se preguntan:  ¿de qué tamaño está siendo la afectación en la calidad de la cartera y en que porcentaje se podrá corregir en 2021? ...  ¿cuánto definitivamente no se podrá corregir y será llevado a pérdida?  ... ¿será más pronunciada la mora en la cartera a cargo de mujeres que de hombres? 

SIN DUDA LOS INTERROGANTES SON INMENSOS Y LA DATA INTELIGENTE  SERÁ  LA ÚNICA QUE IRÁ MOSTRANDO LAS RESPUESTAS