¿Cuánto Costará en Provisiones de Cartera esta crisis?

Jorge Castaño Gutiérrez, Superintendente Financiero de Colombia

La gestión estratégica del riesgo de crédito será determinante en el impacto de la crisis sobre el sistema financiero, la economía y la recuperación de personas, hogares y empresas

Jorge Castaño Gutiérrez, Superintendente Financiero de Colombia, en entrevista con Ciclo de Riesgo, profundiza sobre la incidencia del Covid en el comportamiento de la cartera de crédito, y las medidas que ha liderado la entidad, para mitigar el impacto de la crisis en los usuarios, y preservar la estabilidad del sistema.

Respecto a los impactos del Covid19 sobre la calidad de la cartera de crédito, ¿Cuánto se estima que cueste la crisis en provisiones, según losdatos estimados de la Súperintendencia Financiera?
“Es innegable que un choque de la magnitud que está ocasionando el Covid, tanto en las cadenas productivas del país como en los ingresos de los hogares, tienen una incidencia directa en el comportamiento de la cartera de créditos, es por esto que las primeras decisiones desde el inicio de la pandemia y ante la declaratoria de situación de emergencia sanitaria emitida por el
Gobierno Nacional mediante Resolución No. 385 de 12 de marzo de 2020, se enfocaron en definir medidas que permitieran a los consumidores financieros tener alternativas para el manejo de sus obligaciones financieras con el claro objetivo de evitar un acelerado deterioro de su situación financiera.

Es así como con las Circulares Externas 007 (marzo 17 de 2020) y 014 (marzo 30 de 2020), se dieron instrucciones específicas a los establecimientos de crédito con el propósito de autorizar programas de períodos de gracia, prórroga o rediferimiento de créditos en todas las modalidades de cartera. Los cambios en las condiciones de los créditos podían ser aplicados para aquellas personas naturales y jurídicas que tuvieran o llegaran a tener, afectación de sus ingresos con ocasión de la coyuntura del COVID-19 y que, al corte del 29 de febrero de 2020, no presentaran mora mayor a 60 días.

La implementación de esas medidas mitiga el choque instantáneo en el hábito de pago de los consumidores financieros, con una implicación en el comportamiento de la cartera vencida y en la cartera por riesgo, dado que la circular permite que aquellos deudores beneficiarios de las medidas mantengan la calificación de riesgo que tenían al 29 de febrero.

Las medidas como períodos de gracia y prórrogas en las cuotas de pago a abril 2020 cobijaban a 7.73 millones de clientes, correspondientes a 9.75 millones de créditos con saldo de cartera total de $157.69 billones, lo que equivale al 31.1% de la cartera bruta total y al 35.4% de los deudores. La cifra más reciente recabada por la SFC en el seguimiento semanal frente a este tema, muestra que para el 24 de junio el volumen ascendió a $ 214,86b, que representan el 40,6% del saldo total de cartera del sistema financiero.

La mayor proporción de operaciones pactaron períodos de gracia con una duración de entre 4 y 3 meses, por esta razón el 51,2% de los períodos de gracia finalizarán entre julio y septiembre de 2020. Dado el impacto que se presenta en los diferentes sectores productivos del país, la reactivación reciente de algunos de ellos y la recuperación incierta de otras actividades económicas, la calidad de la cartera se impactará, aún en medio de la aplicación de medidas de ajuste crediticio para los deudores.

La Superfinanciera ha venido realizando proyecciones con el objetivo esencial de priorizar y focalizar las actividades de supervisión, actualizándola mensualmente con base en la nueva información económica disponible y con la reportada por las entidades vigiladas e incorporando diferentes supuestos en las perspectivas y escenarios macroeconómicos , lo que le permite prever que para diciembre 2020 el indicador de cartera en riesgo en Colombia llegaría a niveles de 22,7%, aproximadamente. 
El cambio en las proyecciones de riesgo de la cartera en todas sus modalidades trae implícita la obligación de constitución de provisiones adicionales asociadas a ese deterioro por un valor cercano a los $8,9 billones de pesos colombianos.

A pesar del mayor componente de riesgo que puede enfrentar el sistema financiero durante el resto de 2020 y el primer semestre del 2021, las entidades continúan con niveles adecuados de solvencia que les permite absorber las pérdidas no esperadas de su negocio. Lo anterior como consecuencia de los importantes avances que, en materia de fortalecimiento de la calidad del
capital en línea con los mejores estándares, así como la mejora ostensible en la gestión de riesgos y en el marco de provisiones que se consolidó en la última década”.

¿Cuáles han sido las recomendaciones de la Superintendencia, sobre ajustes en política de riesgo de crédito a las entidades crediticias, para que puedan abordar los procesos de reestructuración de manera más efectiva?

“Teniendo en cuenta el nivel de incertidumbre que existe y con el fin de facilitar a los deudores el manejo de sus obligaciones ante una situación excepcional como la actual, logrando un ajuste ordenado en el portafolio de créditos, esta Superintendencia expidió la Circular Externa 022 de 2020, mediante la cual se busca que antes de la finalización de las medidas aplicadas, las entidades vigiladas planifiquen y adopten el Programa de Acompañamiento a Deudores – PAD.

Éste parte del análisis de diversas fuentes de información para determinar cómo avanza el grado de afectación de sus deudores ante la actual coyuntura, segmente dicha cartera según sus condiciones y nivel de riesgo y, en función de esto, determine los mecanismos que mejor se ajusten a cada deudor (persona natural o empresa), de tal forma que puedan continuar con el
pago sostenible de sus obligaciones financieras.

Adicionalmente, se incluyen medidas especiales para la originación y la calificación por nivel de riesgo para las micro, pequeñas, medianas y demás empresas que se encuentren o lleguen a estar en procesos de reorganización bajo la Ley 1116 de 2006 y los Decretos Legislativos 560 y 772 de 2020.

Paralelamente, se definen instrucciones prudenciales adicionales para fortalecer los mecanismos de revelación y gestión del riesgo de crédito, en particular sobre los portafolios objeto de la adopción de medidas. Es así como las entidades no podrán reversar provisiones, salvo en los casos en los que la exposición disminuya o la calificación por riesgo mejore.
Igualmente se instruye a los intermediarios para que realicen un análisis que incluya la estimación prospectiva del potencial deterioro en la cartera de crédito asociado a la actividad económica de los deudores, los períodos de gracia y demás medidas adoptadas en virtud de las Circulares con una estimación prospectiva de los efectos macroeconómicos generales de la coyuntura
generada por el Covid-19, con el cual identifiquen la necesidad de constituir provisiones adicionales a los colchones contracíclicos de los que dispone el sistema financiero, con el fin de anticipar el riesgo de incumplimiento de los mismos. Así mismo, se crea una provisión general sobre los intereses causados no recaudados (ICNR) durante los períodos de gracia y prórrogas otorgadas
con ocasión de las circulares expedidas”.

Nota: No. 1- Las proyecciones más recientes realizadas por la Superfinanciera incorporan los datos del balance de los intermediarios a mayo2020 y consideran un escenario macroeconómico con los siguientes supuestos: i) nivel esperado de desempleo a dic-2020 (16,1%); nivel esperado de crecimiento real anual del ISE (Índice de Seguimiento Económico) a dic-2020 (-6,83%) y Tasa Representativa del Mercado – TRM de $3.798 pesos por dólar (promedio de las proyecciones del Banco de la República).