En momentos de dificultades financieras, ¿Qué producto crediticio pagan primero los colombianos?

Los indicios de recuperación de la confianza de los consumidores e incremento del consumo de los hogares podría señalar una recuperación en la demanda por créditos. Así las cosas, las entidades crediticias redefinen sus estrategias para dar inicio al segundo semestre del año; dinamizar la colocación y mejorar la calidad de la cartera serán sin duda dos de sus focos estratégicos.

 Virginia Olivella - Senior Manager de Investigaciones - Económicas de TransUnion.

En esta búsqueda de las mejores oportunidades y una mejor mezcla de portafolio, la información se convierte en el más poderoso recurso para que las entidades crediticias puedan tomar mejores decisiones de forma inteligente. Para ello, TransUnion empresa experta en analítica que llega a consumidores y negocios en más de 30 países alrededor del mundo en cinco continentes, comparte importantes hallazgos que se constituyen en pautas importantes a la hora de redireccionar esfuerzos hacia aquellos segmentos que más prometen.

¿A quién le paga primero cuando el deudor esta en dificultades financieras? … Es una de las preguntas que día a día se hacen los expertos en el diseño de políticas de riesgo, para saber cuándo aflojar o apretar las tuercas. El más reciente estudio TransUnion sobre la dinámica de la jerarquía de pagos tiene las respuestas.

La jerarquía de pagos se define como el conjunto de preferencias en los pagos de créditos que accionan los consumidores cuando se encuentran en dificultades financieras. El estudio de TransUnion Colombia incorpora un análisis de muestras longitudinales, abarcando un período de más de 5 años y utilizando datos de más de 3 millones de consumidores colombianos que refleja cambios en la dinámica de jerarquía de pagos, para diferentes combinaciones de productos, incluyendo tarjetas de crédito, vivienda, vehículo y productos de telecomunicaciones. Además incorpora variables como nivel de riesgo y edad y aborda algunos factores económicos que impactan la dinámica de pagos.

Explica TransUnion que tradicionalmente se ha considerado que en tiempos de dificultades financieras y al enfrentarse a la decisión de priorizar los pagos de deudas existentes, un consumidor típicamente dejará de pagar primero una tarjeta de crédito, en segundo lugar el crédito de vehículo y solo en circunstancias extremas, dejaría de pagar su crédito de vivienda. Aunque esta jerarquía tradicional se cumple para la población colombiana en general, TransUnion pudo establecer además en su estudio que los consumidores de alto riesgo (aquellos con scores de riesgo de TransUnion de 630 o menor) tienden a dar mayor prioridad a sus tarjetas de crédito, dejando de pagar primero sus créditos de vivienda y de vehículo.

En conclusión, consumidores más riesgosos priorizan la tarjeta de crédito mientras los menos riesgosos priorizan la vivienda. Por su parte, los consumidores priorizan el pago de las tarjetas de crédito asociadas a un comercio frente a las tradicionales.

“Mientras que hemos observado cómo en los últimos años las tasas de mora se han incrementado para todos los productos de crédito, la diferencia en las obligaciones que priorizan los consumidores con base en su perfil de riesgo, es un nuevo hallazgo” dice Virginia Olivella, Senior Manager de Investigaciones Económicas de TransUnion. “En tiempos de dificultades financieras, los consumidores de alto riesgo son más dados a proteger sus tarjetas de crédito por encima de otros productos, probablemente dado que tienen menos ahorros u otras fuentes de liquidez, lo que hace que valoren más sus tarjetas de crédito como recurso para poder seguir consumiendo. Las tarjetas de crédito pueden ser un valioso activo para que personas y familias lleguen a fin de mes”.

Agrega Olivella: “La jerarquía de pagos es sensible al perfil de riesgo del consumidor. Esto es particularmente importante para las entidades de crédito ya que pueden anticipar la severidad de las pérdidas, particularmente en momentos de recesión económica,” continúa Olivella. “Las entidades de crédito usualmente esperan que más consumidores de alto riesgo incumplan con sus pagos en tiempos de dificultades financieras, pero tradicionalmente la expectativa es que la mora ocurra en tarjetas de crédito. Si en cambio, el incumplimiento de pago ocurre en un crédito de vehículo o de vivienda la perdida será mayor”.

El estudio de TransUnion también observó lo que puede pasar en la jerarquía de pagos si un consumidor se encuentra actualmente en mora en alguna de sus tarjetas. “Encontramos que la presencia de al menos una tarjeta de crédito en mora de 30 días, incrementa sustancialmente la probabilidad de que 12 meses más tarde este consumidor se encuentre en mora en sus créditos de vehículo y de vivienda,” dice Olivella.

La presencia de al menos un producto de crédito en mora de 30 días en el portafolio de un consumidor incrementa sustancialmente la probabilidad de que 12 meses más tarde este consumidor se encuentre en mora en sus otros créditos.

Factores económicos que impactan el comportamiento crediticio del consumidor

El estudio de TransUnion reveló que ciertos factores macroeconómicos también tienen un impacto significativo en el comportamiento crediticio del consumidor. Específicamente el estudio encontró que las preferencias de pago están fuertemente correlacionadas con los cambios en los precios de la vivienda y las tasas de interés.

  • Cambios en precios de la vivienda. Cuando el valor de la vivienda aumenta, los consumidores priorizan el pago de su crédito hipotecario buscando proteger su patrimonio. Mientras que si el valor cae los consumidores pueden replantearse el lugar que ocupe esta obligación en su jerarquía.
  • Tasas Banco de la República. Se encontró que la tasa de interés de referencia del Banco de la República puede ser un motor significativo de las preferencias de pago del crédito, dada su alta correlación con la tasa de usura, que afecta directamente el costo de las tarjetas de crédito.

Impacto de los Millennials en los créditos de vivienda

Según el informe de tendencias de crédito en Colombia, reporte también elaborado periódicamente por TransUnion, los Millennials están teniendo un efecto positivo en el mercado de créditos de vivienda, particularmente los mayores de esta categoría.

En el cuarto trimestre de 2017, los Millennials originaron el 47% del total de los nuevos créditos de vivienda, con aquellos entre 30 y 37 años originando casi un tercio de todos los créditos de vivienda (31%). “Cuando las personas piensan en los Millennials, piensan en consumidores jóvenes. Sin embargo, no olvidemos que los Millennials de mayor edad se acercan a la edad madura mientras que los Millennials más jóvenes ya tienen 24 años”, continuó Olivella. “Por lo tanto, no debemos pensar en los Millennials como el futuro sino como uno de los principales impulsores del mercado de crédito de consumo de hoy.”

También el informe confirmó que los Millennials son el segmento con menor tasa de mora en vivienda: El indicador de mora de los Millennials, medido como porcentaje de consumidores en mora de 60 días o más, es menor a la del portafolio total de créditos hipotecarios, 4,47% comparado con 5,47%, respectivamente. Dentro del segmento de los Millennials, aquellos entre 26 y 33 años son los que tienen las tasas de morosidad más bajas.

“El menor índice de morosidad de los Millennials puede ser explicado en parte por el mejor perfil de riesgo de los Millennials con créditos de vivienda con respecto a otros consumidores con este tipo de créditos. Esto es interesante porque este no es el caso para otras clases de productos, donde los Millennials no se desempeñan tan bien”, dijo Olivella. “Una explicación podría ser algún tipo de dinámica de selección positiva o diferencias en los criterios de otorgamiento de créditos entre las entidades de las que los consumidores obtienen sus hipotecas”.