Las Fintech también se han visto obligadas a replantear sus modelos de negocio por la Pandemia

En 2021 Ciclo de Riesgo SUMMIT

Aliados de Negocio

Edición impresa

Juan Esteban Saldarriaga, Cofundador de Rapicredit.com; Expresidente de Colombia Fintech

La pandemia de COVID-19 ha revelado fallas inesperadas en los modelos de riesgo de los que dependen las entidades crediticias. Frente a este vertiginoso cambio de entorno, las Fintech especializadas en crédito, si bien son pioneras en modelos ciento por ciento digitales, también se han visto obligadas a replantear sus modelos de negocio.

Y es precisamente ese atributo que soporta su factor diferenciador de éxito, la preponderancia de la data en sus modelos de negocio, el que hoy las enfrenta a un entorno de mayor desafío.
Las Fintech operan con procesos virtuales, 100% digitales, de mayor agilidad, y “cero papel”, con firmas electrónicas, y pagos virtuales o mediante códigos QR; sin embargo, el hecho de estar focalizadas en su mayoría a usuarios que no tienen acceso a servicios financieros tradicionales, las ha llevado a hacer uso de un mayor número de fuentes de datos tradicionales y no tradicionales que soportaban todos los procesos en la toma de decisiones, como por ejemplo, la aprobación y calificación crediticia, la fijación de la tasa, la elección del canal más eficiente de contactabilidad, o la cobranza; procesos automatizados, que están soportados por data histórica que ya no refleja la nueva realidad de los segmentos y nichos de clientes, afectando la confiabilidad de los modelos, los que han perdiendo su potencia predictiva.

Robustos algoritmos predictivos, modelos de analítica avanzada, y técnicas de aprendizaje automático con inteligencia artificial, incluso otros más sofisticados como modelos basados en agentes, que pueden simular las interacciones y acciones de millones de personas, se ven enfrentados a un cambio irremediable en la data de información histórica del cliente, dejando sin piso predictivo, gran parte de la inteligencia de negocio construida por largos años.

Sin embargo, sus metodologías de gestión ágiles, su cultura de innovación y esa capacidad de reinventar, se constituyen en potentes herramientas y fortalezas que les aseguran salir fortalecidos. Tal como lo destaca Ignacio Gaitán, Presidente de iNNpulsa: Esta oleada de emprendedores innovadores con modelos de negocios disruptivos seguirán cambiando el mundo, tanto en el nuevo normal, “in Pandemia y Post Pandemia, tal y  como siempre lo hemos conocido.

Y quien mejor que Juan Esteban Saldarriaga, en entrevista exclusiva para la Revista Ciclo de Riesgo, para presentar su visión experta sobre el inmenso desafío que implica para las plataformas de crédito digital, el nuevo normal del mundo crediticio.

Cofundador de Rapicredit.com, entidad pionera de crédito digital; Gulungo de crédito para negocios; Juancho Te Presta y Capital Logistic, Juan Esteban Saldarriaga, es sin duda un emprendedor  en serie que ha sido protagonista en las grandes disrupciones del mundo financiero en Colombia. Hasta el pasado mes de abril ocupó la presidencia del directorio la Asociación Colombiana de Fintech; es fundador de Asofactoring y presidente por varios años de su Junta Directiva. Sin mencionar que lideró el desarrollo del software de pago de seguridad social de toda la industria colombiana y fue además creador de la primera plataforma de factoring digital.

¿Cuáles serían esas premisas claves que deben considerarse en un primer abordaje de lo que debe ser un nuevo modelo de Riesgo de Crédito para la crisis?

“Creo que lo principal es no sobre-endeudar a la gente, máxime ahora que todos están dando períodos de gracia y la gente postergando los pagos. Creo que modelos que incorporen la información de la seguridad social para ver los ingresos reales de las personas, las novedades como las licencias no remuneradas o los despidos, serán la clave. Con algunos, incluso como en Juancho TePresta.com, estamos permitiendo que los usuarios conecten su cuenta bancaria para ver los movimientos sobretodo las entradas de ingresos, incorporando así las nuevas formas de actuación de modelos open banking.  El tema de fuentes alternas de datos como los pagos a través de pasarelas de facturas como servicios públicos, celulares y arriendo son claves”.

Los Scoring de riesgo de crédito deben con urgencia adaptarse al nuevo entorno por la pandemia. ¿Cuáles serían esas nuevas variables que deben incorporarse y cuáles ya no resultan predictivas?

“En mi opinión, el endeudamiento en los burós no está siendo predictivo porque muchos no están reportando, lo mismo que los vectores de pago por los períodos de gracia. Las variables claves tienen que ver con aquellas que reflejen el ingreso real, a través de bases de datos como la Planilla Integrada de Liquidación de Aportesel – PILA. Es importante mirar otras cosas como los extractos bancarios y saldos promedio e ingresos promedio reales”.

Luego de la aplicación de una medida generalizada de congelamiento de las cuotas para todos los deudores, como una estrategia temporal y masiva, de emergencia, para apagar el incendio... ¿Cuál debería ser esa siguiente estrategia que asegure la sostenibilidad de cartera y evite una entrada masiva de deudores en mora de nuevo?

“Necesariamente todos vamos a tener que ampliar los plazos de los créditos para acomodar un menor ingreso de las personas y sus familias. Al final creo que la mayoría de las instituciones  pateamos” un problema para adelante, pero el problema llegará en tres a cuatro meses cuando la gente tenga que volver a ponerse al día”.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los score de riesgo de crédito están construidos para el momento de originación y no de reestructuración, ¿qué ajustes se deben hacer a los modelos de Inteligencia de Crédito, que permitan analizar de mejor manera el nuevo deudor "In Pandemia", según su nueva capacidad de pago, que permitan la automatización de las aprobaciones de reestructuración?

 “A través del Open Banking, compañías como juanchotepresta. com estamos usando proveedores europeos como eurobits.es para conectar las cuentas bancarias de los clientes y poder conocer sus entradas y salidas. Este será el nuevo normal en los modelos analíticos de originación”.

Sin duda el gran reto es también operativo...... ante la avalancha de cartera vencida que se avecina, una vez se venzan los congelamientos de cuotas ¿Qué tipo de capacidades se deben asegurar para instrumentar con agilidad las soluciones personalizadas para cada cliente?

“Creo que necesariamente todos vamos a tener que ampliar los plazos de los créditos para acomodar un menor ingreso de las personas y sus familias. Creo que las capacidades necesarias van a ser Call Centers especializados en negociación y análisis de la capacidad real de pago de los clientes. Vamos a tener que dar mas plazos y entender que la gente tiene menores ingresos”.

¿Cuál sigue siendo para usted esa pregunta sin contestar en el Ciclo de Riesgo de Crédito, teniendo en cuenta que la premisa que mayor explica el nuevo entorno es la incertidumbre?

“Esa pregunta sería… ¿Cómo vamos a compensar el hecho que, dado la pandemia y la Ley de “Borrón y cuenta nueva”, la información de los burós ya no es predictiva? La respuesta vendrá de otras fuentes de información como lo son, la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes – PILA y el open banking, a través de conectar las cuentas bancarias y las billeteras de los clientes.

Por otra parte, se hace fundamental mirar si la premisa, de que las Sociedades especializadas en depósitos electrónicos –Sedpes, iban a recolectar información de hábitos de pago de las personas, si se cumple y sí todos en el ecosistema podremos usar esa información. Los “burós” de información alternativa van a ser la clave en adelante”.

¿Cuáles serían esos errores que no podemos darnos el lujo de cometer en un plan de Choque para darle sostenibilidad a la cartera, en estos momentos de crisis por la pandemia?

“Primero no entender que las personas tienen menores ingresos. Segundo, hay que entender que se necesita data alternativa para tomar decisiones. Tercero, será un error creer que las estrategias de cobranza seguirán iguales y por último, desconocer que la cobranza será el espacio de desarrollo de productos de pago a plazo”.

Sin duda, las Fintech se reinventan para seguir potencializando esa correlación directa entre tecnología, innovación, progreso social y calidad de vida; una razón más para esperar que nos sigan sorprendiendo con modelos disruptivos en el nuevo normal, para resolver los problemas y desafíos que enfrenta un mundo golpeado por la Pandemia.